Néstor quiere a Milagro en el Gobierno

Néstor quiere a Milagro en el Gobierno
Túpac Amaru en un puesto de gestión. La jujeña estuvo hace un mes en la Casa Rosada para acompañar un acto de Cristina.

En un nuevo intento por buscar aliados en la centroizquierda, el gobierno nacional ya está trabajando para darle a la dirigente jujeña Milagro Sala un lugar en el gabinete de Cristina Fernández de Kirchner. Fuentes ligadas al matrimonio presidencial confiaron a Crítica de la Argentina que los Kirchner pretenden sumar a la jefa del Movimiento Túpac Amaru con el ofrecimiento de un cargo de peso en el Ministerio de Desarrollo Social, que conduce Alicia Kirchner. "Queremos darle un espacio importante. Ella es sinónimo de trabajo de base con los más necesitados", afirmó un funcionario que responde a las directivas que parten de la residencia de Olivos.

Sala se convirtió, en los últimos años, en una de las referentes más importantes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y tiene línea directa con la ministra de Desarrollo Social. Lidera en su provincia una organización barrial que llegó a la tapa de los diarios nacionales en octubre después de que el titular de la UCR, Gerardo Morales, la acusara de haber orquestado un acto de repudio en su contra. Pese a que la dirigente no estaba en San Salvador de Jujuy, Morales se unió a la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, en una campaña en la que se le adjudicaron prácticas mafiosas, vínculos con la droga y manejo de armas.

Como contrapartida, a fines del mes pasado, Sala asistió al anuncio del plan para ampliar el alcance de las asignaciones familiares en la Casa Rosada y se sentó en primera fila. Sobre el final del acto, la Presidenta se acercó y, después de abrazarla y acariciarla, le dijo: "Fuerza, seguí trabajando así".

La intención del oficialismo admite una doble lectura. Por un lado, es un reconocimiento a la construcción política y social que la organización Túpac Amaru desplegó con los sectores más humildes de Jujuy en el barrio Alto Comedero. Por el otro, es un intento de incorporar a los sectores de la CTA que tienen una buena relación con el gobierno nacional y debilitar la conformación de un polo opositor con sectores de centroizquierda que puedan arrebatarle a Kirchner votos que pueden ser decisivos en las presidenciales de 2011.

Hasta el momento, Sala fue una de las figuras que logró transitar los años del kirchnerismo en un difícil equilibrio que le permitió reunir al titular de la central, Hugo Yasky, y a su antecesor, Víctor De Gennaro, en un acto de desagravio. Hace poco más de un mes, los dos viajaron hasta el territorio de Sala para respaldar a un movimiento que nuclea a 70 mil afiliados en todo el país y emplea a unas cinco mil personas en sus seis fábricas cooperativas autogestionadas.

La Túpac Amaru fue clave en la organización de la Constituyente Social que en 2008 reunió a 20 mil almas en Jujuy. Sin embargo, a último momento, la dirigente social decidió no asistir al encuentro que se realizó la semana pasada en Neuquén y el sector alineado con Yasky –el ausente más notorio– lo vivió como un triunfo. "Fue un buen gesto de Milagro", consideró un sindicalista alineado con el secretario general de la central.

Pese a que tiene una construcción que cuenta con fondos del plan de emergencia habitacional que le envían desde la Nación, hasta el momento Sala se mantuvo siempre al margen de la función pública. Una frase de su autoría explica su concepción: "Mi oficina es el barrio, la villa, el asentamiento". Los Kirchner intentan, por estas horas, revertir ese principio como parte de un movimiento de fichas que le dé aire al Gabinete. Los incondicionales del ex presidente sostienen que la jujeña puede ser el rostro del kirchnerismo en la provincia y se ilusionan incluso con que su designación en la administración nacional oficie como un primer paso a una candidatura a gobernador en 2011. Algo es seguro: su relevancia excede hace tiempo los marcos de su provincia y algunos de los miembros de su organización ocupan puestos en el Gobierno. En Desarrollo Social, por ejemplo, destacan que tiene una óptima relación con la titular del Consejo Nacional de la Mujer, Lidia Montelo.

Crítica de la Argentina intentó comunicarse con Sala pero sus allegados informaron que se encuentra fuera del país y negaron que hubiera existido por ahora un ofrecimiento concreto para que se sume al Poder Ejecutivo.

Comentá la nota