Néstor no pudo ceder a la tentación de "Gran Cuñado".

Néstor Kirchner tampoco pudo ceder a la tentación del rating. Y el filo de la veda electoral se sumó por teléfono al show televisivo que conduce Marcelo Tinelli. El ex presidente fue el último de los candidatos que se prendió de "Gran Cuñado" para intentar lograr a última hora una tajada mayor del electorado.
Después de cerrar su campaña en el Mercado Central, el jefe del PJ se prestó a un juego por el canal de TV de aire del Grupo Clarín que le valió a Tinelli conseguir la mejor marca de audiencia del programa del último mes. Midió 29,9 puntos.

El conductor hizo casi todo su programa con una parodia sobre la intriga que producía la visita supuestamente no confirmada del ex presidente. Kirchner intentó simular que el contacto fue espontáneo y que no estaba viendo la tele. La actuación no fue buena: "Mandame a ese que tenés al lado", se le escapó al candidato de la Casa Rosada. A continuación un pasajes del diálogo de Tinelli con Kirchner:

–¿Quién habla?, dijo una voz.

–Marcelo Tinelli.

–¿Qué tal? Mucho gusto– dijo Kirchner.

–Buenas noches, Néstor, ¿cómo te va?– preguntó el imitador.

–¿Qué te pasa, Marcelo? Son las 12 de la noche.

–Nos tiramos el lance– dijo Tinelli.

–¿Sos Marcelo?

–Sí. ¿Qué hace a esta hora despierto?– preguntó Tinelli.

–Estoy doblando boletas –dijo el candidato–. Mandámelo a Freddy que me ayude. Me llamás a las 12 de la noche, me reta Cristina, me retás vos. Necesito a Freddy. Che, si tiene las encuestas que las diga. Están todas buenas, muy buenas.

–¿Qué te pasó Néstor? ¿Estuviste nervioso? Hermano querido– dijo el actor.

–Si sos hermano, vení a ayudarme. Y decí las encuestas– dijo el candidato.

–Estamos ganando. Y no lo digo yo, lo decimos los dos– contestó el actor.

Comentá la nota