Néstor Kirchner tiene un nuevo berretín

La jugada requiere que Calcagno deje su banca. El plan se completa con dos listas de diputados por abajo de él. Polémica por la legalidad.
El gobierno nacional volvió a evaluar, desde la semana pasada, la posibilidad de que Néstor Kirchner se presente como candidato a senador en la provincia de Buenos Aires. En conversaciones en la residencia de Olivos, ministros, operadores y encuestadores que trabajan contrarreloj para el ex presidente consideran que una jugada de ese tipo –discutida entre los constitucionalistas– tendría un impacto favorable en los sondeos porque le permitiría sumar votos que de otra manera se inclinarían por otras ofertas.

El objetivo del oficialismo es, obviamente, mejorar sus chances electorales de cara a los comicios del 28 de junio próximo. En el comando de campaña oficial proponen acompañar la candidatura de Kirchner con dos listas de diputados que ofrezcan alternativas políticas dirigidas a distintos sectores del electorado bonaerense. A la lista de marcado perfil pejotista que podría encabezar el jefe de Gabinete, Sergio Massa –si es que acepta–, o el secretario general de la Gobernación, José Scioli, se sumaría otra liderada por alguna figura progresista, como podrían ser la ministra de Salud, Graciela Ocaña, o el intendente de Morón, Martín Sabbatella.

El santacruceño sabe que la mayor parte de la dirigencia política apuesta a que se postulará como candidato a diputado en el territorio clave y, pese a las objeciones jurídicas, todavía considera que cuenta con una carta para sorprender antes de la convocatoria a elecciones.

Buenos Aires no está entre las ocho provincias que eligen senadores en este turno electoral. Sin embargo, el kirchnerismo estaría dispuesto a poner en juego una banca en la Cámara alta. El matrimonio presidencial apelaría a un recurso no muy prolijo: forzar la renuncia de Eric Calcagno, un senador del Frente para la Victoria que no tiene suplente. El artículo 62 de la Constitución establece que, "cuando vacase alguna plaza de senador por muerte, renuncia u otra causa, el gobierno a que corresponda la vacante hace proceder inmediatamente a la elección de un nuevo miembro".

Calcagno se postuló como segundo senador suplente de Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones de 2005 en territorio bonaerense. Cuando Cristina asumió la presidencia y su primera suplente, Graciela Ocaña, fue designada ministra de Salud, la banca quedó vacante. Entonces, el ex embajador en Francia pidió licencia hasta que en julio del año pasado retornó al Senado para votar a favor de las retenciones móviles en el debate en el que el vicepresidente Julio Cobos inventó el voto "no positivo".

En privado, Kirchner jamás descartó la posibilidad de competir por una banca en el Senado. Su objetivo principal es revalidar títulos en el territorio en el que su mujer doblegó a Hilda González de Duhalde en 2005. Pero a su alrededor dicen que incluso se sentiría más cómodo en el Senado que en Diputados.

El tema fue estudiado en los últimos días por el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini. Desde el Poder Ejecutivo, además consultaron a distintos constitucionalistas que, según reconocieron fuentes oficiales, no se pusieron de acuerdo sobre el tema.

El llamado a elecciones se publicó el viernes pasado en el Boletín Oficial, sin sorpresas.

Los constitucionalistas consultados por Crítica de la Argentina advirtieron que los plazos están vencidos para una jugada como la que ensayan cerca de Kirchner.

"Calcagno debería haber renunciado antes de la convocatoria a los comicios o hacerlo ya mismo, cuando faltan todavía 90 días corridos", le dijo ayer a Crítica de la Argentina el constitucionalista Félix Loñ. "Si hubieran cumplido con los plazos, no habrían tenido impedimento legal. Menem lo hizo cuando asumió su banca en 2005. Sería una nueva muestra de la ingeniería electoral a la que nos acostumbra Kirchner".

Su colega Daniel Sabsay también puso reparos constitucionales a la iniciativa que se evaluaba en Olivos. "Podrían intentar un llamado a elecciones complementario urgente. Pero eso sería parte de un rosario de irregularidades. El Código Electoral establece que la convocatoria debe hacerse 90 días antes de las elecciones, y ese plazo se venció".

Comentá la nota