¿Es Néstor Kirchner un "piantavotos"?

Por Fernando Laborda

¿Se habrá convertido el ex presidente Néstor Kirchner en un "piantavotos"? Al menos esto se desprende del pensamiento de algunos dirigentes afines a Daniel Scioli que tratan de convencer al gobernador bonaerense de que, si va al frente de la lista de diputados nacionales en la provincia sin la compañía de Kirchner, obtendría más votos que en compañía de éste.

La lectura que se hace entre hombres del gobernador provincial es que Kirchner necesita de Scioli para ganar y que Scioli ganaría más holgadamente que Kirchner.

¿Son estas hipótesis correctas? Se podría presumir que si Kirchner debió recurrir a Scioli como candidato fue porque yendo solo no tenía garantizada la victoria ante un Francisco de Narváez que se le venía acercando peligrosamente en las encuestas. Pero hasta ahora no hay coincidencia plena entre los encuestadores en que Scioli lograría muchos más votos que acompañado por Kirchner.

Según un sondeo realizado por la consultora Opinión Autenticada entre el 14 y el 16 de abril, Kirchner sin Scioli le sacaría apenas 0,4 puntos de ventaja a la lista encabezada por De Narváez y Felipe Solá, mientras que una nómina encabezada por Kirchner y Scioli aumentaría su ventaja a 2,1 puntos.

Cuando los mismos encuestadores les preguntaron a los ciudadanos bonaerenses que manifestaron su intención de votar a la lista integrada por Kirchner y Scioli si la presencia del gobernador resultaba determinante o no de su voto, el 12,5 por ciento respondió en forma afirmativa.

De estos datos se desprende que el efecto Scioli sobre la candidatura del ex presidente Kirchner es levemente positivo, pero con una baja intensidad hasta el momento.

Claro que no debe descartarse que un eventual mayor desgaste del gobierno nacional pueda afectar negativamente la lista oficialista en la provincia de Buenos Aires en los 70 días que restan hasta los comicios.

En ese sentido, no puede dejar de tenerse en cuenta que la imagen positiva de Néstor Kirchner ha descendido desde el 64 por ciento a principios de 2008 hasta el 29 por ciento el mes pasado, en tanto que su imagen negativa subió desde el 12 por ciento hasta el 44 por ciento en similar período, según datos de la consultora Poliarquía.

La provincialización de la campaña, poniendo a Scioli como único líder de la lista de diputados, sin la presencia de Kirchner, podría ayudar al oficialismo a desprenderse de una gestión nacional cuya imagen está en caída. Sin embargo, esta estrategia no sería gratuita, porque provocaría rechazos entre los dirigentes más kirchneristas del distrito bonaerense.

Por otro lado, no faltan analistas para quienes la disyuntiva entre ir con Kirchner, con Scioli o con los dos en una lista no será tan decisiva como la intención de voto que pueda tener la fuerza política liderada por Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, de la que se desprenderá en definitiva cuán dividida estará la oposición al kirchnerismo.

Lo cierto es que el solo hecho de que este debate esté presente, acentúa la debilidad de un Kirchner que no hace mucho debió recurrir a Scioli para que lo acompañe en la lista con una candidatura ficticia a un cargo que nunca asumiría, y que ahora corre el riesgo de ser considerado un "piantavotos", aunque las encuestas todavía no puedan confirmar esa presunción.

Comentá la nota