Néstor Kirchner: El garante

"Bueno, los escucho", dijo Néstor Kirchner tras pedir una ronda de café para todos. Era martes por la tarde y tenía enfrente a los intendentes justicialistas de la Tercera sección. La reunión en Olivos se prolongó por algo más de dos horas y giró en torno a una agenda de temas previamente acordada entre los alcaldes.
Es que si bien muchos de ellos reconocen la "buena predisposición" del gobernador Daniel Scioli para atender sus demandas, saben que -por el ahogo presupuestario de la Provincia- es el santacruceño quien puede brindarles soluciones concretas.

Por ello, los jefes comunales multiplican los encuentros con Kirchner y lanzan pedidos tendientes a la finalización de las obras del Plan Federal y a aspectos vinculados

a la salud, la seguridad y la generación de empleo.

Consciente de ello, pero con nulo reparo en los resultados de las últimas elecciones, el patagónico posa su mirada otra vez en la Provincia para encarar el proyecto reeleccionista. Y se erige, una vez más, como el garante de las gestiones locales.

En el cónclave realizado en la Quinta presidencial se abordaron diversas cuestiones que tienen que ver con los distritos. A saber:

Obra pública. "Nos dijo que se iban a terminar todas las obras que están en cur-so. Nos dio la tranquilidad de que todas las que estén programadas y firmadas se van a concluir, pero nos dijo que, por el momento, no se podrán hacer más", relata uno de los barones del Conurbano allí presentes. Encomendó a José López el seguimiento

de cada uno de los temas que los alcaldes plantearon en este sentido, y les pidió que también se manejen con Aníbal Fernández y Florencio Randazzo.

Seguridad. "Hablamos específicamente del Plan de Seguridad que lanzó la Pre-sidenta. Ya todos ejecutamos la primera etapa y ahora viene la segunda. Hablamos de implementarla a través de la FAM y de cómo seguir. Se comprometió a terminar

el 50% que falta. Quizá haya atraso, pero se va a enviar la plata a medida que se vaya recaudando. Quedamos en juntarnos con el jefe de Gabinete en breve por este tema", señala un jefe comunal.

Empleo. "Se habló de dar impulso a las cooperativas de servicios para generar 100.000 puestos de trabajo entre los más jóvenes. Néstor dijo que el dinero para eso está. Pidió varias veces que apostemos a trabajar con jóvenes en ese tipo de emprendimientos", cuenta otro intendente.

Salud. "Le solicitamos asistencia financiera en el servicio de atención primaria de la salud. (Julio) Pereyra pidió que la Nación contribuya con dinero, médicos e insumos. En el Conurbano no podemos solventar las unidades sanitarias con fondos propios. Nos derivó con Mansur. También planteamos que nos den un subsidio per cápita para insumos y médicos", plantea el mismo alcalde.

Cuentas. "También hablamos de la situación financiera de los municipios. Kirchner dijo que se hizo un gran esfuerzo para ayudar a la Provincia y que Scioli pueda pagar sueldos. Planteó que ésa era

la prioridad, pero que ahora se pondrá a ver los problemas de los municipios", ex-presa uno de los caudillos de la Tercera. Y agrega: "El tema más ríspido de la charla surgió cuando cada uno reclamó la ayuda financiera que daba Massa -a través de ATN- cuando era jefe de Gabinete. Sucede que unos recibieron mucho; otros, cantidades insignificantes; y otros, asbsolutamente nada. Kirchner criticó el hecho de que Tigre haya recibido sumas mucho mayores que el resto de los municipios, y dijo que había que corregir esas arbitrariedades. Ahora verá cuánto recibió cada uno, priorizará las urgencias de cada distrito y establecerá criterios para que eso no pase de nuevo".

Drogas. "Hacia el fin de la reunión, (Fernando) Espinoza sacó el tema del paco. Le contamos los casos de cada distrito y se interesó mucho. Hicimos hincapié en ese tema porque es el gran problema que tenemos. El paco no arranca en el Conurbano, sino en Capital, y derrama en la Provincia. Le pedimos hacer algo al respecto. Nos propuso que le llevemos un programa a la Presidenta", asegura otro de los que asistieron.

Lo político, también presente

Quienes mantuvieron encuentros recientes con el patagónico coinciden en destacar el buen ánimo que éste posee tras el traspié electoral. "Está jocoso. Bromea sobre fútbol y se muestra distendido. Es el Kirchner de 2003. Es como que reflotó su estrategia. Ya no va al choque, sino que se muestra como un componedor, como un articulador y un armador", definen.

A coro, los jefes comunales y demás dirigentes que frecuentaron al ex presidente en el último mes relatan que Kirchner plantea, a partir de ahora, una etapa supe-radora. "La elección ya pasó. Todos ganamos y perdimos muchas veces; hay que seguir", repite ante cada uno de ellos.

Reformista, el santacruceño además pidió a los intendentes que evalúen alternativas en torno al sistema electoral. "Piensa en algo similar al régimen de Estados Unidos. Quiere elecciones internas primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas para definir candidatos a cargos electivos, que luego competirían en los comicios generales. Dijo que era para charlar en 2010, pero nos pidió que vayamos aportando ideas", revela un intendente.

Tras el encuentro todos posaron para la foto. "Cualquier cosa, me llaman", les dijo. Recargado, Kirchner vuelve a generar lí-nea directa con los pesos pesados del Gran Buenos Aires. Sabe que, si efectivamente desea volver en 2011, sus estructuras le serán imprescindibles.

La nota completa en esta edición de La Tecla

Comentá la nota