Néstor y Cristina salen de visita a las provincias

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner viajará hoy a la provincia de San Juan para entregar 1.691 certificados de adjudicación de viviendas populares financiadas con fondos nacionales y firmará el acta de inicio para la construcción de un dique que representa una inversión superior a los 1.200 millones de pesos. En su visita, de alrededor de tres horas, la Presidenta estará acompañada de su marido, el diputado Néstor Kirchner, según confirmó durante el fin de semana el gobernador José Luis Gioja al periódico local Diario de Cuyo.
Fernández de Kirchner despegará esta tarde desde El Calafate, donde pasó la Navidad junto a su familia, para aterrizar a las 19 en el aeropuerto Domingo Faustino Sarmiento. En su tercera visita a San Juan, la Presidenta encabezará un acto en el estadio cerrado Aldo Cantoni, donde entregará "certificados de validez" a los casi 1.700 sanjuaninos que pudieron cumplimentar sus datos luego del sorteo de adjudicación de casas que realizó el Instituto Provincial de la Vivienda en octubre pasado. El gobernador sanjuanino, exultante por la visita del matrimonio, encabezó ayer una reunión en la sede del PJ local en la que les pidió a los intendentes que acompañen con la militancia el breve paso del matrimonio presidencial.

Además, durante la visita se dará inicio a las obras del Dique Punta Negra junto a La Rioja. Se trata de una obra que dará la posibilidad de sumar unas 10 mil hectáreas a la superficie regada de la provincia. Además, se estima que dejará a San Juan muy cerca de su autoabastecimiento energético, un objetivo anhelado por las autoridades sanjuaninas que esperan que modifique el perfil de la provincia, que pasaría de ser vender más kilovatios de los que compra para el consumo en el sistema eléctrico nacional.

El nuevo dique se planificó como un "gemelo" del recientemente inaugurado Dique Caracoles, pero no pudo concretarse a raíz de la crisis de 2001 y debió esperar a que el Estado nacional le permitiera contar con recursos. La obra, que cuesta alrededor de 335 millones de dólares, será financiada por un fideicomiso nacional a partir de un convenio de la Secretaría de Energía de la Nación con la empresa distribuidora Camessa.

Comentá la nota