Néstor, arrepentido de un acierto

Por Jorge Oviedo

La "nueva" Corte, que se conformó durante la primera parte de la gestión del matrimonio Kirchner, es vista por muchos empresarios como un acierto. Por eso ahora temen ante lo que consideran evidencias notables de que desde lo alto del poder se intenta deshacer lo que se hizo bien. "Nadie puede creer que el sindicalista de los judiciales y diputado kirchnerista Julio Piumato actúa por cuenta propia cuando por diversos medios ataca al máximo tribunal; está encuadrado con Moyano [Hugo, el secretario general de la CGT] y él con Kirchner", dice un importante hombre de negocios.

La Corte ha dado claras muestras de independencia, lo cual es considerado por los empresarios el último refugio ante una ofensiva sin precedente en democracia en contra de la seguridad jurídica por parte del Poder Ejecutivo. "Moreno ya se cargó a dos titulares de entes de control, primero al presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y ahora descabezó la Sigen, que estaba en manos de un cristinista (Carlos Pascio); está literalmente fuera de control", dijo un ejecutivo. Las compañías de consumo masivo dicen que el controvertido secretario de Comercio Interior está menos incisivo con ellos, ahora que la recesión aplaca los precios. "Está empecinado con los medios y Papel Prensa y hay rumores de que volvería al área de Comunicaciones para lanzar la ofensiva final contra el periodismo independiente", dijeron fuentes empresariales.

Si a Néstor y Cristina les molesta la independencia de la Corte, la CGT de Moyano y Piumato tiene motivos para el odio, desde que el tribunal abrió las puertas para que termine el monopolio del sindicato único.

Piumato es un ultrakirchnerista que en 2008 se sumó al coro que criticó y descalificó la protesta del campo y a los periodistas en durísimos términos. Dijo haber sido baleado en una protesta en 2000 y que habría perdido un testículo. Sus enemigos lo acusan de "fierrero" y hasta de herirse por propia mano por supuesta torpeza. Ahora, algunos empresarios, al igual que los miembros de la Corte, creen que es parte de otra campaña oficial.

En tanto, Eduardo Duhalde, reunido con empresarios de la Cámara de Comercio Argentino-Británica, asignó chances a Julio Cobos de llegar en 2011 a la presidencia. "Va a necesitar el apoyo nuestro para garantizar la gobernabilidad", dijo, antes de descartar alianzas en las fórmulas: "Cada uno por su lado". En el cobismo hay quienes coinciden. Y cuando se le preguntó por su eventual candidatura, explicó: "Yo creo en las renovaciones; hasta una vez creí que los vientos patagónicos las traerían". Cobos, también.

Comentá la nota