Néstor arma su equipo y lleva a Abal Medina al Congreso

Néstor arma su equipo y lleva a Abal Medina al Congreso
Kirchner anticipó que irá poco al Congreso pero no faltará a las sesiones. Dejará en manos de Agustín Rossi la negociación con las bancadas afines y de la oposición. Y quiere que sus primeros proyectos tengan sesgo económico.
Le anticipó a su entorno que, mientras esté en la Cámara de Diputados, se tapará la boca cada vez que pretenda comunicarle a alguien su pensamiento íntimo. Néstor Kirchner no quiere que sus dardos contra el gran archipiélago opositor queden atrapados por las cámaras de televisión. El ex presidente es consciente de que deberá aprender a comportarse en un ámbito que tiene reglas que le resultan desconocidas. Para eso, además de evitar que le lean los labios, buscará rodearse de asesores y dirigentes con experiencia parlamentaria.

La semana pasada, Kirchner dio el primer paso. Convenció a Juan Manuel Abal Medina (hijo) para que abandone su cargo como vicejefe de Gabinete y se mude a la Cámara de Diputados. El joven funcionario se transformará en jefe de despacho del santacruceño y estará a cargo de la agenda, los proyectos y las iniciativas que presente el diputado bonaerense. "Va a ser el jefe de Gabinete del presidente", le dijo a Crítica de la Argentina un diputado que tiene línea directa con el ex presidente.

El miércoles pasado, Cristina Fernández de Kirchner llamó a Abal Medina y le anticipó la novedad. "Néstor quiere que trabajes con él". Un rato después, el segundo de Aníbal Fernández ya estaba viajando en el helicóptero presidencial hacia la residencia de Olivos para entrevistarse con el ex presidente. Cristina no se opuso a que le arrebaten un funcionario. Al contrario, incidió en la decisión. En sus años en el Congreso, Fernández de Kirchner mantuvo siempre en ese puesto a Héctor Farías Brito, el cuñado de Dante Dovena, que hoy cumple funciones en la Rosada.

Según confiaron a este diario fuentes oficiales, Kirchner le pidió a Abal Medina que se ocupe de coordinar toda la actividad que girará en torno a su nuevo trabajo. "Es cierto. Voy a colaborar", reconoció el funcionario ayer en diálogo con este diario. Pero aclaró que aún no sabe si se tomará licencia en el gobierno nacional o deberá renunciar para dedicarse a su nuevo rol. Se sumaría así al ex vocero presidencial, Miguel Núñez, a quien el ex presidente le pidió especialmente que asista a su jura como diputado un rato antes para charlar a solas.

Kirchner adelantó a sus colaboradores que tiene previsto dedicar sus mañanas a la gestión y trabajar por la tarde como diputado. "Va a ir poco a la Cámara, pero no va a faltar a las sesiones", aseguró a este diario uno de sus asesores. El resto de los temas piensa coordinarlos con Abal Medina por teléfono desde Olivos. El vicejefe de Gabinete ya había hecho un aporte importante en el proyecto de reforma política que aprobó el oficialismo la semana pasada en el Congreso. Todo indica que Aníbal Fernández no sufrirá demasiado su ausencia. En Balcarce 50, coinciden en que el jefe de Gabinete abarca todo lo que puede, desconfía de todo lo que ve y, por origen y formación, nunca consideró propio a Abal Medina.

El futuro jefe de despacho de Kirchner es hijo del ex delegado de Juan Domingo Perón. Licenciado en Ciencias Políticas, mano derecha de Carlos "Chacho" Álvarez en los 90, secretario de la Gestión Pública en el primer kirchnerismo, jefe de campaña de Rafael Bielsa en 2005 y de Daniel Filmus en 2007. Saltó a la vicejefatura de Gabinete durante el interregno de Sergio Massa y lo sobrevivió sin demasiados traumas. La noche de la derrota de Kirchner ante Francisco De Narváez tuvo la desafortunada tarea de anunciar ante las cámaras –y junto al secretario de Medios, Enrique Albistur– una "clara victoria" en la provincia de Buenos Aires que, es sabido, jamás se concretó.

El santacruceño pretende conformar un equipo de asesores liderado por él y consultar a dirigentes como el ex sindicalista Edgardo Depetri y el abogado laboralista Héctor Recalde. A su lado, anticipan que ya está preparando tres proyectos con eje en lo económico.

Abal Medina estará en contacto permanente con Agustín Rossi y de ese vínculo dependerá en parte la armonía del bloque oficialista. Por estos días, el ex presidente revalorizó el papel del jefe de la bancada del Frente para la Victoria. "Está sorprendido por la capacidad que tiene para negociar. Claro, él no sabe", lo justificó un incondicional que va y viene entre la Casa Rosada y la residencia de Olivos.

Kirchner descubrió el jueves que su sola presencia es capaz de unir a toda la oposición en contra. Su debut le alcanzó para comprobar que la tarea legislativa es bastante más ardua e ingrata que la de quienes deciden desde el Poder Ejecutivo. Por eso, la estrategia del oficialismo aún está por verse pero hay quienes opinan que, antes que intentar "freezar" la actividad en el Parlamento, el número opositor llevará al gobierno nacional a enviar proyectos que no hubiera presentado con la aprobación asegurada.

Comentá la nota