Nepotismo de Estado en Nación como en Catamarca.

Nestor Kirchner ordenó que "los jefes territoriales, gobernadores e intendentes deberán figurar en las boletas del oficialismo en las elecciones del 28 de junio o, al menos, hacer imprimir sus apellidos, con la inclusión de esposas, hijos o hermanos".
El FCS debería pensar ya en reclamarle derechos de autor a Néstor Kirchner por algunas de las decisiones que toma; son malas claro, pero en crisis como está, bien podría aliviar la caja.

Hace poco, Néstor Kirchner desató un escándalo nacional cuando decidió que la Argentina debía adelantar las elecciones para el 28 de junio, algo que constitucionalmente está previsto para el cuarto domingo de octubre.

La medida que anunció la esposa de Néstor, la presidenta Cristina, fue la oportunidad justa para que toda la prensa le reprochara al ex presidente sus propias palabras en el acto de cierre de campaña del FJpV en Catamarca, unos días antes: "¿Por qué adelantan tanto las elecciones?, ¿Qué le pasa a la burocracia política? ¿Tiene miedo de perder?, ¿Dónde está la calidad institucional de la que hablan?".

Nosotros también lo criticamos, en el entendimiento de que el juego especulativo que realice cualquier gobierno con las reglas electorales es enteramente repudiable.

Pero dijimos también que ese juego indigno que proponía ahora la Casa Rosada merece el mismo reproche que el que merecen los sucesivos gobiernos del FCS, incluido el de Eduardo Brizuela del Moral, que esconden las fechas de elecciones provinciales hasta el ultimo día posible con la sola intención de "embromar" la vida interna de los partidos de oposición provincial, que no pueden organizarse en virtud de los plazos acotados que dejan las convocatorias sobre la hora. Esa medida que imaginó especulativamente NK, no se nos puede negar, pareció un calco de lo que ocurre aquí en Catamarca cada dos años.

Ahora se conoció otra medida dispuesta por Néstor Kirchner, que hay que reconocerlo, también tiene un desagradable sabor provincial; que como apareció en Ambito Financiero, no merecemos que se nos acuse a nosotros de fabuladores ni de nada.

En su edición de ayer, el diario económico y político, comenta que Kirchner bajó una orden: "los jefes territoriales, gobernadores e intendentes deberán figurar en las boletas del oficialismo en las elecciones del 28 de junio o, al menos, hacer imprimir sus apellidos, con la inclusión de esposas, hijos o hermanos".

"Esa especie de nepotismo electoral (comenta Ambito), que el ex presidente pretende aplicar en todo el país, asoma como un recurso para «comprometer» al aparato K. Una forma de evitar que algunos, para preservarse, quieran hacerse los distraídos para no pagar el costo de una elección difícil".

Cita los casos de las boletas electorales que se imaginan en la casa Rosada para la provincia de Buenos Aires. Allí "Kirchner encabezará la boleta bonaerense del Frente para la Victoria (FpV) y para arrastrar en su suerte -buena o mala- a Daniel Scioli, ubicará a José «Pepe» Scioli, hermano y funcionario del gobernador, como segundo en su boleta".

Se cita otro caso, el de Córdoba, donde el maquiavélico NK que ordenó recurrir a la coartada de los "portadores de apellidos". Para esa provincia, la Casa Rosada, agita la chance de que Alejandra Vigo de Schiaretti, esposa y ministra del gobernador Juan Schiaretti, sea candidata a diputada.

Como se ve, Kirchner, desesperado dirán muchos, recurre a cualquier estrategia, por indigna que sea, para ganar las elecciones. Algo parecido a los que muchos en el FCS local imaginan para las próximas, que el apellido Brizuela del Moral encabece la oferta electoral del oficialismo. Algunos, en la Cámara Baja, ya sueñan con un "Milagro" de ese tipo.

Comentá la nota