Los neonazis resurgen en Alemania

El partido de extrema derecha de Alemania, NPD, desató la furia con los planes para un "centro de entrenamiento" estilo Tercer Reich en una pequeña ciudad. La mente detrás del plan es Jörgen Reiger, un abogado de 61 años y vice líder del partido antiinmigrantes y anti Unión Europea, que reivindica a Adolfo Hitler y los "logros" del régimen nazi. La idea es que el viejo Hotel Gerhus se convierta en un lugar de peregrinaje para los devotos del NPD, donde puedan aprender sobre la "amenaza" de la inmigración, la "criminalidad de la gente de Roma" y la "decencia innata de los nacionalistas alemanes cumplidores de la ley".
Reiger también trató de hacer realidad la novela de Ira Levin Los niños del Brasil, y abrir "centros de crianza" en otros lugares; el plan es que todos los blancos racistas arios como él mismo produzcan hijos para poblar el Cuarto Reich, que él cree que llegará un día. Con su negativa de abandonar el hotel que probablemente cause furor en el pueblo de Fassber, no lejos de Hanover, está surgiendo un choque político y físico. Grupos de izquierda y antinazis ya se están movilizando, prometiendo marchas durante el verano que inevitablemente conducirán a la violencia cerca del hotel de 80 habitaciones que Reiger afirma que es suyo.

El fin de semana pasado hubo un anticipo cuando se oyeron disparos cerca del hotel y la gente joven de izquierda y derecha se enfrentó en el pueblo con gas mostaza y palos. La policía organizó patrullas de 24 horas en el pueblo donde el año pasado sólo cinco personas fueron arrestadas, tres de ellas por borracheras.

El Hotel Gerhus, abandonado, fue declarado en cesación de pagos 24 horas antes de que Reiger firmara un contrato por 10 años con los propietarios acosados por deudas. El síndico de quiebras Jens Wilhelm había esperado que se le otorgara una orden de la corte esta semana para expulsar a los neonazis de la propiedad, pero la corte rechazó su pedido, lo que significa que Reiger y sus compañeros de viaje estarán ahí por lo menos hasta fin de mes, cuando se puede convenir otra audiencia.

Reiger, que tiene un extenso record de antecedentes delictivos, es un miembro del comité ejecutivo del NPD desde 2006. Está también envuelto en un intento de abrir un museo en Wolfsburg dedicado a la memoria de la organización recreativa nazi Fuerza a Través de la Alegría, un plan que le ha ganado la reputación de extremista aun en un partido lleno de ellos. El ideólogo del NPD, Jörgen Gansel, lo describió una vez como un "banquero de esperma y medidor de cráneos viviendo en su mundo ario".

El NPD tiene unos 7000 miembros y está considerado una amenaza a la Constitución alemana por los principales políticos, que no pudieron prohibirlo hace unos pocos años. Tiene legisladores sentados en los parlamentos regionales pero ninguno en el Bundestag.

Comentá la nota