En la UIA, el neoliberalismo quiere volver

La primera reunión del nuevo consejo directivo de la central fabril promete ser caliente. Los dichos del titular de FIAT, cuestionando la política industrial oficial y a los empresarios que la apoyan, enrarecieron el clima.
La primera reunión de la cúpula directiva de la Unión Industrial, bajo la conducción del empresario plástico Héctor Méndez, se dará hoy en medio de un clima enrarecido por las declaraciones del titular de FIAT Auto, Cristiano Rattazzi, vicepresidente de la entidad fabril. Los dichos del directivo italiano contra la política oficial de protección de la industria generaron un fuerte malestar entre los integrantes tanto de la flamante junta como de la administración anterior. Los principales exponentes de la "mesa chica" buscaron tomar distancia y circunscribir las palabras de Rattazzi a una consideración personal que "nada tiene que ver con la visión de la entidad". De todos modos, las autoridades de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra) elevaron a la UIA una nota para solicitar una aclaración institucional sobre el tema. "Nos ocasionaría un perjuicio muy grande un cambio de rumbo", dijo a Página/12 Juan Carlos Lascurain, presidente saliente (ver aparte).

Las estrategias fueron variadas, pero el objetivo fue el mismo: bajar el tono de la discusión. La mayoría coincidió en que se trataron de opiniones personales que no tienen asidero en la UIA, tras lo cual descartaron que se tome alguna medida al respecto. Sin embargo, hubo quienes se mostraron algo más molestos por la asintonía de Rattazzi y lo inoportuno de sus declaraciones. El titular de la automotriz había cargado con munición pesada contra las políticas del Gobierno y la conducción de Lascurain al frente de la entidad fabril. "A partir de ahora, se hablará más de competitividad, de eficiencia y desarrollo y menos de vivir de prebendas", afirmó la semana pasada.

El vicepresidente 6to. de la entidad –y titular a nivel de la provincia de Buenos Aires–, Osvaldo Rial, calificó de "desafortunados" los dichos de Rattazzi. "Obviamente, no es el pensamiento de la UIA y yo no lo comparto", señaló a este diario. El empresario bonaerense explicó que dentro de la junta directiva existen "todos los tipos de visiones", pero recalcó que "son los menos los que tienen la de Rattazzi". Rial defendió entonces el modelo económico basado en "dólar competitivo y mercado interno (...) que nos llevó al crecimiento sorprendente que tuvimos". También alertó sobre la necesidad de cuidar a los sectores sensibles de un ingreso "indiscriminado" de productos chinos.

Fueron precisamente estas medidas de protección las que generaron esas duras consideraciones por parte del titular de la automotriz, quien intentó ejemplificar su posición con el impedimento para importar "bulones y tornillos". Las autoridades levantaron por sesenta días la restricción, mientras se estudia cómo dejar exento al sector automotor de la limitante. "Habría que avanzar también en limitantes estructurales que impiden que se nacionalicen esas piezas", dijo a este diario el gerente general de la Asociación de Fábricas de Autocomponentes (AFAC), Juan Cantarella. Desde el sector coinciden en que la idea de Rattazzi de liberar las importaciones es "nefasta". "En realidad, sería bueno que se blanqueen otras restricciones que tienen esas terminales para usar más partes locales", explican.

No fueron sus consejos de liberalismo económico lo que molestó a los hombres de la industria, sino el hecho de que se haya adjudicado la representatividad de la UIA sobre esos temas. "La UIA ahora cambió", había sentenciado Rattazzi. Pero un relevamiento sobre algunos nombres clave de la comisión directiva parece mostrar una visión diferente. De todos modos, las autoridades de Adimra, con Lascurain como presidente en ejercicio, pidieron explicaciones sobre el tema. "Le enviamos una nota para pedir que aclaren si esto es una posición general o sólo de él", informó Lascurain a Página/12 (ver aparte).

En la misma línea, el vicepresidente de Adimra, Sergio Vacca, remarcó que las declaraciones de Rattazzi "no son compartidas de ninguna manera". "En Adimra hemos sido promotores de las licencias no automáticas de las que se queja. Defiende el liberalismo y su sector es el único que tiene una protección del 35 por ciento sobre lo que fabrica. Es la manufactura más protegida en nuestro país. Si quiero importar un auto de Alemania pago el 35 por ciento de impuestos, pero si lo importa una terminal lo hace con 0 por ciento", agregó. El empresario metalúrgico apuntó también contra las críticas al ex titular de la entidad fabril. Rattazzi había manifestado que a las reuniones de Lascurain concurría "sólo a leer el diario". "Son objeciones que no diría contra un colega de la misma mesa", opinó Vacca.

La industria automotriz fue punta de lanza de la recuperación económica y mantuvo los beneficios de etapas anteriores durante la administración kirchnerista. Varios nombres del sector fueron designados en puestos clave del Gobierno, generando suspicacias. "Nosotros, a diferencia de ese sector, hacemos grandes esfuerzos para mantener el trabajo. No recibimos subsidios y nos manejamos con capital propio", manifestó a este diario Alberto Sellaro, de la Cámara de la Industria del Calzado. Sellaro, miembro titular de la mesa de la UIA, insistió en que en su actividad los empleados "no son un números ni un legajo". "Cuando la cosa va bien, la juntan (las ganancias) y cuando va mal, echan mil o dos mil empleados sin importarles nada", comparó, haciendo referencia a las multinacionales. El empresario, dueño de un fábrica del ramo en el conurbano, adelantó que en la reunión de hoy que comenzará a las 12.30 planteará su posición. "Por intermedio de este diario le comunico a Rattazzi que no estamos de acuerdo con lo que dijo", anunció Sellaro.

Comentá la nota