Nelson Castro, sin palabras.

Nelson Castro, sin palabras.
La emisora, vinculada ahora al presidente Kirchner, rescindió el contrato del periodista. Se trata de un caso de censura encubierta.
El periodista Nelson Castro fue desvinculado el viernes de Radio del Plata, donde conducía el programa mañanero Puntos de vista: para él se trató de un despido provocado por sus posiciones críticas respecto del Gobierno, ya que la emisora está controlada por la empresa Electroingeniería, de estrechos vínculos con Néstor Kirchner.

Los dueños de Del Plata, en cambio, aducen que el episodio se trata sólo de un conflicto contractual que terminó con una desvinculación acordada entre las partes, según declaró uno de sus ejecutivos de manera informal. Castro también evitó explayarse públicamente sobre lo ocurrido.

Más allá de las versiones cruzadas, lo cierto es que el periodista y Del Plata firmaron un convenio de rescisión del contrato que los unía y que tenía vigencia hasta fin de año. El conductor recibió a cambio una compensación económica.

Desde el entorno de Castro se difundió la idea de que fueron los dueños de Del Plata los que provocaron su salida, enojados por las críticas al oficialismo que solía hacer el periodista.

A inicios de año, Castro le dio espacio en su programa radial a una denuncia de la Auditoría General de la Nación (AGN) que se refería a posibles sobreprecios en el tendido eléctrico de alta tensión entre Río Negro y Santa Cruz, que tuvo un costo por kilómetro 48% por mayor a otro similar. Esa obra había sido realizada por Electroingeniería, comandada por Gerardo Ferreyra y Osvaldo Acosta, dos empresarios de Córdoba con llegada a Néstor Kirchner a través del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. La difusión de esa noticia habría provocado el enojo de los accionistas de la emisora, que se vieron salpicados por sospechas de corrupción desde su propio medio. Entre otras cosas, Castro había sacado al aire al diputado denunciante del posible sobreprecio, Juan Carlos Morán (Coalición Cívica).

Ayer, enterados de la desvinculación de Castro, se solidarizaron con él distintos dirigentes de la oposición, entre los que se encontraban el propio Morán –“silenciar al mensajero es un actitud de idiotas”, dijo– y la diputada Elsa Quiroz (Coalición Cívica), quien no tuvo reparos en definir la desvinculación de Castro de Del Plata como un caso de “censura”.

Comentá la nota