Nelson Castro enfrenta rumores de despido en Del Plata

Nelson Castro enfrenta rumores de despido en Del Plata
El conductor sigue en la grilla hasta tener un anuncio formal. Qué fue lo que enojó a los nuevos dueños de la emisora.
Nelson Castro quedaría afuera de radio Del Plata. La información que circuló, primero en los pasillos de la AM 1030, no fue desmentida por ninguno de los integrantes de su equipo que dialogó con Perfil.com.

"Si tu jefe te cruza y te dice que capaz que te echan, ¿vos que entendés?", deslizaron en su entorno. La notificación llegó a los oídos de Castro el martes pasado desde el director de la radio, Leopoldo Elías, quien le adelantó que "los caminos de Nelson Castro y Radio Del Plata tienen que ir por carriles separados".

En octubre del año pasado, un radiopasillo que tomó fuerza indicaba que el periodista estaba en negociaciones para mudar su programa a radio Mitre. Dos meses después, tras privilegiar su lugar en la emisora de la calle Olleros, Castro confirmó su continuidad al mando de Puntos de Vista, con nuevo contrato.

Del Plata fue comprada en noviembre de 2008 por el grupo cordobés Electroingenería, propiedad de los empresarios Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreira, de sendos contactos con el kirchnerismo, mientras que la gerencia comercial quedó a cargo de Sergio Szpolski, empresario oficialista, dueño de las revistas Veintitrés, Siete Días y Newsweek Argentina, y de los diarios BAE y el matutino El Argentino.

Castro es uno de los periodistas más críticos dentro de la grilla de Del Plata. Según detalla el diario La Nación, hace unos diez días Castro se hizo eco de una obra de tendido eléctrico en la Patagonía, orquestada por Electroingenería, y se preguntó por qué el segundo tramo de la construcción había costado un 48 % más que el primero.

Por el momento, tanto el columnista del diario Perfil como su equipo seguirán al frente del programa hasta tener una notificación formal de la empresa. Hoy el programa transcurrió como cada mañana: el conducto no hizo mención alguna y se despidió como cada mañana.

Comentá la nota