Río Negro: Saiz negó que exista responsabilidad de su gobierno por la extensión del conflicto frutícola.

El gobernador de Río Negro, Miguel Saiz, afirmó que “yo no tengo una 45 para ponerle a cada uno en la cabeza para que firmen lo que cada uno quiere”, al negar alguna responsabilidad del gobierno por la extensión que tuvo el conflicto frutícola. Dijo en este sentido que “cuando la solución se las impone alguien, después viene la protesta porque no les gusta”. Mencionó además que “a algunos le beneficia que no se trabaje toda la fruta”, aunque no quiso individualizar a qué sector se refería.
Señaló que el acuerdo alcanzado por el conflicto frutícola “tenía que ser el final de la película. Es una película que tuvo distintos capítulos, distintas interpretaciones y distintas actitudes y que por suerte primó la racionalidad, porque sino los conflictos cómo se terminan”.

En cuanto a la responsabilidad del gobierno por la extensión del conflicto, según algunos sectores, dijo que “el Ministro de Producción, el Ministro de Gobierno y el Vicegobernador estuvieron permanentemente, pero es un acuerdo de partes; yo no tengo una 45 para ponerle a cada uno en la cabeza para que firmen lo que cada uno quiere”.

“Los procesos tienen su evolución y por suerte llegan a una etapa de racionalidad, por que sin racionalidad no se pueden solucionar los conflictos; más allá que hay opiniones interesadas que quieren que la solución venga de arriba. Ahora, cuando la solución se las impone alguien, después viene la protesta porque no les gusta”, aseveró.

Explicitó en este marco que se trató “de un conflicto de un gremio nacional, pero fíjense que ni el propio Ministerio de Trabajo de la Nación tenía las herramientas como para imponer la racionalidad en el conflicto. Además es una película que se repite todos los años, porque seguramente hay intereses contradictorios y en conflicto”.

Agregó que “a algunos le beneficia que no se trabaje toda la fruta”, aunque no quiso individualizar a qué sector se refería.

Dijo que siempre se termina en el laudo “y si sabemos el final de la película, por qué no lo anticipamos”.

Comentá la nota