Río Negro remata lo poco que quedó de SAPSE

En el mejor de los casos, en el remate de aviones y partes de las aeronaves, la provincia percibirá una cifra muy inferior a las que tuvo que afrontar por diferentes juicios entablados contra la línea aérea provincial.
Sólo una de las demandas le costará más de un millón de pesos, contra 250.000 dólares de la base fijada para la subasta. Además, nada garantiza que los repuestos a subastar, con el paso de tantos años, sirvan para ser utilizados en otras máquinas.

Río Negro convocó a interesados para la venta de tres aeronaves y repuestos de la empresa aérea Sapse. La base ronda los 250 mil dólares.

Esta operación representa una etapa decisiva en el demorado proceso de liquidación de Sapse, cuyo únicos bienes equivalen a esos aviones que están abandonados desde hace 12 años en los hangares del aeropuerto Gobernador Castello de Viedma.

Mientras tanto, se conoció de un nuevo acuerdo transaccional por honorarios en una demanda por la operaciones de los Metro III. Por ese convenio, Río Negro abonará 1,1 millón de pesos y el costo ya totaliza 8,4 millones sólo por el conflicto judicial con RCS por la operación de leasing de las dos aeronaves, firmado en 1993, en la gestión del ex gobernador Horacio Massaccesi.

La venta será mediante licitación pública y el plazo de vencimiento de ofertas será el 16 de junio. La Secretaría de Gestión de Empresas Públicas invitó a una veintena de firmas para participar de la compulsa.

El objetivo de la venta es el cumplimiento de un nuevo paso administrativo en el proceso de liquidación de Sapse, señaló a "Río Negro" el secretario Gabriel Savini. Explicó que los fondos logrados con la comercialización de estos remanentes servirán para realizar una propuesta de pago a los acreedores verificados en la operatoria de liquidación.

La licitación comprende tres aeronaves: dos biturbohélices Metro III, matrículas vencidas RBR y RBP, con capacidad para 19 pasajeros y con los que se cubrieron entre 1990 y 1997 rutas de la provincia y capital federal; más algunos controvertidos vuelos charters. El tercer avión es un biturbohélice Turbocommander, de seis plazas, adquirido por la administración del ex gobernador Mario Franco en 1975. La base para los dos primeros se fijó en 145.000 dólares y 100.000 para el Turbo.

No fue incluida una cuarta aeronave, Metro III, ya que se decidió su reparación definitiva que permita en el mediano plazo su utilización por parte del Estado Provincial.

Uno de los Metro en venta se encuentra virtualmente desguazado y otro, al parecer, reúne algunas características de "recuperable". En medios técnicos consultados por "Río Negro" se estima que se trata de repuestos aéreos de unos 20 años de antigüedad sin uso, aunque habrá que ver si el estado permite trasladarlos a otras aeronaves ya que debe estar sujeto a lo estipulado el manual de actualización de repuestos.

Se indicó que el único destino posible serían como repuestos de talleres aeronáuticos, dado que "si bien son recuperables como aeronaves" se plantea la duda respecto de si a los compradores le cierran o no las "ecuaciones económicas". En ese sentido, se puso como ejemplo que el "overhaul" o reparación integral de un motor cuesta 180.000 dólares en el Turbocommander y 200.000 el de un Metro. A ello hay que agregarle que tienen todas las piezas vencidas, por calendario o tiempo de vuelo, con lo cual "habría que analizar si no es mejor comprarse un avión llave en mano".

Comentá la nota