Negro el 11 fue la primera bola de 2009.

El intendente Miguel Lunghi abrió una nueva temporada en el Casino de Tandil, junto al jefe operativo de Boldt SA, Carlos Esquivel. El representante de la firma se mostró optimista de cara al receso estival en estas sierras.
Anoche, después de las 22, el Casino de Tandil llevó a cabo la apertura formal de la temporada 2009, con el tradicional lanzamiento de la primera bola del año.

El jefe operativo de Boldt SA, Carlos Esquivel, encabezó el evento, y el jefe de mesa del Casino le entregó la bola al intendente Miguel Lunghi, que la deslizó suavemente en la ruleta.

El jefe comunal se mostró alegre en una jornada importante de cara a este verano, en el que espera que el turismo de enero y febrero apuntale a la ciudad y el Casino es uno de los atractivos en el rubro entretenimientos que ofrece la villa serrana.

Además del Intendente, participaron del encuentro el jefe de Gabinete, Carlos Fernández; el secretario de Gobierno, Marcos Nicolini; y el director de Turismo. Ernesto Palacios; entre otros funcionarios.

Cerca de las 22, el público comenzó a concentrarse alrededor de una de las mesas más paquetas de la sala para presenciar el acontecimiento, aunque la primera bola valía para las apuestas en la totalidad de los paños habilitados.

Prontamente, los apostadores colocaron las fichas, sonó el clásico “no va más” y el Intendente fue el encargado de poner a prueba al azar.

En un momento de distensión, minutos antes de acceder al salón central del Casino, Lunghi había hecho su predicción: “Sale el 14”, dijo con una sonrisa, y luego de enfrentarse a la ruleta, su gesto de lamento adelantó que había estado cerca: fue negro el 11...

Esquivel, optimista

En diálogo con este Diario, el jefe operativo de Boldt SA, Carlos Esquivel, adelantó las perspectivas de cara al período que quedó inaugurado anoche, en uno de los tantos eventos más significativos que organiza el Casino de Tandil a lo largo del año.

-¿Qué expectativas tiene para este verano en cuanto al turismo y para el Casino?

-Esperemos que bien. Soy un optimista enfermo, las perspectivas o las proyecciones y las expectativas no son de las mejores por toda una serie de circunstancias que conocemos todos, pero nosotros vamos a seguir trabajando, dándole para adelante como corresponde y tratando, como siempre, de sobreponernos a la adversidad.

-¿Durante las Fiestas ha notado la visita de turistas en las salas?

-Seguramente hay gente que viene nada más que al Casino, pero eso genera alojamiento, restaurantes, confiterías, en fin, nosotros aportamos nuestro granito de arena.

A mí me gusta trabajar con la Intendencia, con la Intendencia como funciona en la administración. Realmente es un lujo presentar Tandil; vos vendés la ciudad afuera y no cuesta mucho trabajo, Tandil se vende sola.

-Es un momento importante el de hoy, como todos los años...

-Es muy importante, es una ceremonia oficial, es un nacimiento, un año nuevo.

-¿Algún proyecto en particular pendiente para este verano?

-Siempre añoramos el proyecto grande del hotel y esperemos que alguna vez nos pongamos de acuerdo con las autoridades provinciales y se pueda hacer.

Comentá la nota