Río Negro: "Lamentablemente la oposición es funcional al status quo", dijo Mariotto sobre las críticas a la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales.

El interventor del COMFER, Gabriel Mariotto, afirmó que "hay algunos actores de la oposición que lamentablemente, a mi juicio, están siendo funcionales al status quo, para que no cambie absolutamente nada", en referencia al debate sobre la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales.
Destacó que en la iniciativa oficial "se consideran muchísimos aspectos que hacen vivir en pleno el ejercicio del derecho de la información y de la libertad de expresión", enfatizando que "no se pueden conformar en ciudades o en todo el país monopolios a partir de la imposibilidad de propiedad cruzada de medios y de no más de tres licencias en el área de cobertura y no más de 10 a nivel nacional". Sobre las críticas de ADEPA, dijo a la agencia APP que "una a una las críticas de ADEPA tienen que ver con el miedo a debatir en democracia una ley de comunicaciones de nuestro tiempo. No se pone colorado cuando habla de las interferencias de la que fue víctima ARTEAR, cuando se detectó que se originó en México y no se explicó por los mismos medios que se victimizaron… que ADEPA un mes después siga esgrimiendo ese argumento, habla de la endeblez y la intencionalidad que tiene para descalificar y no debatir".

Señaló Mariotto que "hay un eje central que es cambiar la ley de la dictadura por una ley de la democracia; en ese carril se consideran muchísimos aspectos que hacen vivir en pleno el ejercicio del derecho de la información y de la libertad de expresión".

Destacó en este marco "la conformación de una autoridad de aplicación que, a contraposición de la ley de la dictadura que decía que tenía que estar integrada por un hombre de cada fuerza armada y por representantes de los servicios de inteligencia, éste es un órgano de aplicación de la democracia, con participación del Poder Ejecutivo y de ciudadanos que eligen la comisión bicameral".

"Al ser una autoridad representativa, federal, con participación parlamentaria, cambia la óptica de lo que es el sistema de comunicaciones", agregó.

Informó además a la agencia APP que "se respeta el trabajo de los argentinos, la expresión federal, porcentajes de producción local y reservar el 33% del espectro para las personas jurídicas sin fin de lucro, eso también es otro avance en la pluralidad".

Al consultársele si eso ya no estaba con la reforma que se hizo durante el gobierno de Néstor Kirchner a la Ley de Radiodifusión vigente, explicó que "hubo una reforma del artículo 45 en el 2005, por Diputados y Senadores, que permitió a las cooperativas ser titulares de licencias, pero aquí las personas jurídicas sin fin de lucro, incluso las cooperativas, pero las asociaciones civiles y demás, van a tener reservado el 33% del espectro, es una garantía de pluralidad".

Respecto a cómo se revierten los monopolios de la información, indicó que "el monopolio atenta contra la libertad de expresión, esto lo dice la recomendación 12 del Pacto de San José de Costa Rica, y no se pueden conformar en ciudades o en todo el país monopolios a partir de la imposibilidad de propiedad cruzada de medios y de no más de tres licencias en el área de cobertura y no más de 10 a nivel nacional".

Al preguntársele desde la agencia APP si la oposición en el Congreso es funcional a monopolios como Clarín, afirmó que "hay algunos actores de la oposición que lamentablemente, a mi juicio, están siendo funcionales al status quo, para que no cambie absolutamente nada. Literalmente han dicho ‘no vamos a dudar en defender a los grupos económicos con tal de defender la libertad de expresión’ (Carrió), eso fue textual, no estamos haciendo una interpretación libre. Y también dijo que ‘después discutiremos con Clarín la mejor ley’. A mí se me ocurre que estas posiciones de coyuntura que seguramente tienen pensado el 28 junio y tienen la búsqueda de más centímetros en los diarios y más sets de televisión de aquí a la campaña electoral, tiene que ceder frente a la vocación democrática que han manifestado en otras ocasiones estos representantes de la oposición".

Respecto a si las empresas de servicios públicos pueden acceder a una licencia, dijo que "sí, las empresas de servicios públicos pueden acceder a licencias, pero en tanto y en cuanto sus ductos, como de las telefónicas o las eléctricas, se abran a nuevos empresarios para no conformar tampoco un monopolio".

Sobre los plazos en el Congreso, informó que los foros que se están haciendo "vienen a darle sustento al debate; entonces la participación de la ciudadanía, las opiniones para enriquecer la propuesta del proyecto de ley, son consideradas y paralelamente se va trabajando un respaldo a los legisladores para que el debate en el Congreso tenga la participación de la ciudadanía. Hasta ahora los debates en el Congreso solo tuvieron un actor, que fue la presión establishment mediático, por primera vez, y a partir del diseño de estos foros por la Presidenta de la Nación, tenemos la participación de la ciudadanía mirando con ansiedad qué va a ocurrir en ese debate".

Sobre las críticas de ADEPA a los supuestos ataques del gobierno a la libertad de prensa, respondió que "fue título de tapa del diario La Nación el pasado sábado 25 pero no sacó ni un sueltito en tapa sobre la decisión de la Presidenta de enviar al Congreso la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual para cambiar la ley de la dictadura".

"Se me ocurre que una a una las críticas de ADEPA tienen que ver con el miedo a debatir en democracia una ley de comunicaciones de nuestro tiempo. No se pone colorado –dijo a la agencia APP- cuando habla de las interferencias de la que fue víctima ARTEAR, cuando se detectó que se originó en México y no se explicó por los mismos medios que se victimizaron. Se sospechaba que esto tenía que ver con el tratamiento de la ley, lo dijeron desde ARTEAR y los hombres de la oposición que pasaron por un set televisivo. Pero que ADEPA un mes después siga esgrimiendo ese argumento, habla de la endeblez y la intencionalidad que tiene para descalificar y no debatir".

Comentá la nota