Río Negro: Habría enojo del gobierno con el ministro Barbeito

Los cruces entre el ministro de Educación, César Barbeito, y el titular de la UPCN, Juan Carlos Scalesi, originados a partir de dichos del funcionario contra el también diputado nacional, habrían molestado mucho al gobierno provincial.
Algunos voces señalarían que resulta inentendible que un representante del propio gobierno genere un conflicto con el principal aliado en el campo gremial en momentos en que la crisis fiscal se expresa crudamente en la imposibilidad de cumplir prontamente con el pago de haberes y hay frentes abiertos en distintas áreas de gestión, como la salud. Después de todo, dicen, no se puede pedir que UPCN, una entidad gremial, sea tan incondicional al gobierno como para renunciar por siempre a alguna medida de fuerza. ¿Y si fuera por una ‘interna gremial’, qué?, se preguntan en el gobierno. ¿O Barbeito preferiría una conducción distinta a la de Scalesi, con características más combativas como la de UnTER o ATE?

Y esta insólita pelea mediática se suma a otros hechos que estarían generando en el entorno del mandatario –que se expresa en el grupo Residencia- y en el propio Miguel Saiz una fuerte preocupación por el accionar del titular de la cartera educativa. Nadie duda de la fidelidad de Barbeito a Miguel Saiz, pero objetivamente viene actuando en contrario a los intereses que dice defender.

Algunos le cuestionan que a pesar de las invitaciones, siempre tiene alguna excusa para no concurrir a los encuentros del grupo Residencia y ha sido renuente a organizar una reunión de radicales en la Zona Andina de respaldo a la reforma constitucional y a la instrumentación de las internas abiertas, obligatorias y simultáneas, tal como se ha hecho en otras regiones.

Han sido también inoportunas sus declaraciones afirmando que trabaja ante todo por la re-reelección del actual gobernador, porque de esta manera se le da un argumento sólido a quienes dentro y fuera del radicalismo se oponen a encarar la reforma constitucional porque temen que se meta la re-re.

En el grupo Residencia se quiere ante todo la reforma y, como dijo Marta Milesi, son conscientes que la re-re se puede utilizar "para taponar todo el proceso con el cual nosotros estamos trabajando".

Los dichos de Barbeito precisamente dejaron ‘decolocado’ al secretario general de la Gobernación, Francisco ‘Ringo’ González, quien 48 horas antes dijo lo contrario, precisamente para crear un clima más favorable a la reforma.

Respecto al cruce Barbeito-Scalesi, desde el gobierno saben que, aunque se enoje el ministro, no les queda otra que respaldar al dirigente gremial y resguardar la buena relación que por años y aceitadamente han construído. Aunque no lo digan, al no defender a Barbeito respaldan tácitamente a Scalesi y privilegian una relación que va a ser crucial en función de los avatares financieros que prevén van a caracterizar, por lo menos, los próximos meses.

Comentá la nota