Río Negro: Denuncia contra el juez Reussi ante el Consejo de la Magistratura

El legislador justicialista Renzo Tamburrini formuló ante el Consejo de la Magistratura de Río Negro una denuncia contra el Juez Penal de la Ciudad de Viedma, Carlos Reussi -titular del Juzgado de Instrucción Nº 2-, solicitando se investigue su accionar a los fines de determinar si su conducta se encuentra incursa en las causales de mal desempeño en sus funciones, en virtud de un escándalo de proporciones suscitado la semana pasada en el propio edificio de Tribunales.
En su presentación señala Tamburrini que "conforme tomara publico conocimiento, en virtud de la trascendencia periodística que el caso suscitara, el pasado 9 de Septiembre -pasadas las once de la mañana aproximadamente-, en el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Viedma, a cargo del Dr. Reussi, se produjo un hecho sumamente grave, inusitado, bochornoso y sin precedentes en los antecedentes judiciales de nuestra provincia. Los pormenores del mencionado acontecimiento, surgieron a la luz en virtud del detalle pormenorizado de lo ocurrido, publicado por el Diario "Noticias de La Costa", en su edición de día 11 de septiembre.

De acuerdo a la información brindada por el diario capitalino, que reprodujo las versiones de testigos presenciales del hecho, en oportunidad de comparecer ante los estrados del Juzgado Nº 2, un menor imputado de ser el autor material del delito de robo calificado por el uso de arma de fuego, desató una situación inexplicable desde la óptica de la "buena" práctica jurisdiccional, luego de que el Juez de la causa -Dr. Reussi- le notificara su Resolución de internarlo nuevamente en el Instituto de Menores "Hogar Pagano". Ante esta resolución notificada personalmente por el Magistrado, el menor -en compañía de su madre- comenzó a proferir todo tipo de expresiones agraviantes hacia los presentes, la situación se habría tornado conmocionante, cuando "a los gritos el joven corrió hacia la zona de una ventana donde pretendió golpearse y romper el vidrio". Ante la violenta actitud, los presentes habrían solicitado la presencia de la seguridad del Poder Judicial. Una vez presente el personal policial en el lugar del hecho, en medio del forcejeo, el menor habría pretendido arrebatar infructuosamente el arma a uno de los agentes policiales.

En ese inusitado clima, según la información periodística, los testigos habrían señalado que "la pasividad del magistrado fue determinante ya que se retiró a su despacho". Para luego, inusitadamente, reaparecer y anunciar a viva voz su nueva decisión, absolutamente a "contrario imperio" de la comunicada primigeniamente al menor imputado; mediante la misma, le ordenaba al personal que se encontraba tratando de contener al revoltoso joven que lo dejaran retirarse del Tribunal, sin constancia de haber ejercido alguna actividad procesal para registrar tal eventualidad. Lisa y llanamente le dijo que se vaya, que se retirara de los estrados judiciales.

Según el legislador Tamburrini, "esta situación que por lo insólita que resulta, no deja de evidenciar la extrema gravedad, y no debe escapar al inmediato y pormenorizado análisis del cuerpo encargado por Ley de fiscalizar este tipo de hechos; es decir el Consejo de la Magistratura". (BLOQUE PJ)

Comentá la nota