Río Negro: El debate de la reforma constitucional estará presente en los primeros meses del 2010

Viedma.- (APP) El comienzo del 2010 desde el punto de vista político en la provincia va a estar signado por la firme intención del gobernador Miguel Saiz de instrumentar la reforma constitucional. Tal como señaló en el discurso pronunciado al cumplirse los seis años de mandato como en recientes declaraciones a la prensa, el mandatario pretende que en marzo se haga el llamado a elecciones de convencionales constituyentes.
De hecho Saiz va a aprovechar la campaña electoral en Viedma vinculada a la reforma de la Carta Orgánica Municipal para decir que los argumentos que fundamentan esa actualización son idénticos a los que empujan la necesidad de la modificación de la carta magna provincial.

De hecho la agencia APP certificó que en alguna de las próximas ediciones de los diarios regionales se publicará una solicitada que ratificará este eje de acción política que impulsa el gobernador Miguel Saiz y el grupo Residencia, próximo a constituirse en línea interna partidaria. Se insistirá en la vocación reformista y que el tiempo más adecuado para instrumentar esta modificación de la carta magna es el año que comienza –"el 2010 es el momento de la reforma constitucional", es la consigna-.

El documento tiene importancia en el escenario político provincial no sólo por el contenido sino sobre todo por quienes lo suscriben. Entre los adherentes se encuentran, en el plano gubernamental, la totalidad de los integrantes del gabinete, a excepción del ministro de Hacienda, Pablo Verani; numerosos intendentes, entre ellos el de Río Colorado, Juan Villalba, la mayoría de los presidentes de los comités seccionales, concejales y un grupo de seis legisladores que ya habían hecho pública su adhesión, cinco del bloque de la Concertación y Mario De Rege del unipersonal Edgardo Castello.

Precisamente, durante el verano en el seno del bloque oficialista se va a reactualizar la cuestión de la reforma ante la presión de los ámbitos gubernamentales y partidarios (el Gobernador y los comités circuitales fundamentalmente) para que cambie la mayoría circunstancial que no hace mucho tiempo atrás se manifestó en contra de este intento reformista.

Esta movida política va acumulando acciones que marcan un protagonismo cada vez mayor en el ámbito institucional y partidario del gobernador Miguel Saiz y quienes lo acompañan, que obligará a los sectores antagónicos a tomar definiciones en función del tránsito del 2010 a los comicios del 2011.

En principio lo que se recoge en el círculo de dirigentes más importantes de la oposición interna al mandatario es que la posibilidad del llamado a elecciones de convencionales no va a poder cristalizar en los primeros cuatro meses del 2010, con lo cual se terminarán los plazos legales que permiten encarar la reforma en el 2010. De esta manera presumen que el escenario político será otro, de muy distinta característica al que imagina el gobernador.

Paralelamente a este protagonismo sobre la reforma constitucional, el gobierno se muestra distante respecto a una señal de acompañamiento a alguna de las candidaturas a gobernador que en forma más o menos tácita se conocen con vistas al 2011, sea la del vicegobernador Bautista Mendioroz como la del intendente de Viedma Jorge Ferreira. E incluso la muy potencial e hipotética del intendente cipoleño Alberto Wereltineck.

Saiz quiere jugar su rol de gran elector impulsando un candidato propio o apoyando a alguien que ofrezca –a su juicio y con encuestas en la mano- reales garantías de conservar el poder. En los círculos oficiales se considera que a la hora de la verdad los voluntarismos o las aspiraciones por más legítimas que fueren de ocupar el sillón de Castello deberán responder a esta metodología científica de los sondeos de opinión. Ahí se impondrá seguramente un esquema de negociación donde el gobierno se reserva una importante cuota de incidencia en la definición de la fórmula y las restantes candidaturas. (APP)

Comentá la nota