Río Negro, complicado: no llegó dinero para sueldos

Nación no cumplió con el desembolso prometido y la provincia todavía no termina con septiembre.
El gobernador Miguel Saiz cayó en el desazón cuando el viernes se le informó que Nación no había cumplido con el envío de fondos a Río Negro.

Se suspendió el cronograma de salarios y la provincia seguirá esperando, anhelando que mañana se concrete ese depósito y se pueda retomar el martes los pagos de las remuneraciones de setiembre.

El faltante del Estado en los registros bancarios ya ronda los 220 millones. Sus cuentas estatales en el Banco Patagonia tienen un "rojo" de 70 millones y además, la provincia habría utilizado algo más de 150 millones del Fondo Unificado, que se conforma con recursos de sociedades rionegrinas y organismos descentralizados. Antes de concluir el mes, se prevé reducir esas deudas con ingresos propios y de coparticipación.

Pero aquella vulnerabilidad no posibilita acceder a nuevos descubiertos y cancelar así los haberes pendientes, salvo que haya ingresos reales, como lo sería el aporte de la Nación. El compromiso era de 24 millones y correspondía a una cuota del Programa de Asistencia Financiera (PAF).

"Me habían prometido que hoy estarían transferidos", repetía el viernes Saiz, preocupado.

La confirmación sobre que el envío nacional no estaba acreditado se la transmitió el ministro Pablo Verani. El gobernador estaba en Choele Choel en el acto con concejales y funcionarios municipales, donde ratificó que "es el momento" para la reforma de la Constitución Provincial.

El jueves, Saiz, Verani, el secretario General, Francisco González y el titular de la Función Pública, Carlos Oliva había diseñado el cronograma para completar los haberes. Se evaluó anunciarlo ese mismo día, descontando la transferencia nacional. Pero, finalmente, se desistió y se determinó esperar su concreción.

Si mañana aparece el depósito, el gobierno podría abonar desde el martes. Pero, nadie ya garantiza nada frente a tantos compromisos incumplidos.

El gobernador tiene programada para esta semana una audiencia con el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien había garantizado la remisión para el viernes.

El sector público pendiente de cobro requiere unos 17 millones, considerando funcionarios, judiciales, legislativos y personal de los organismos de control.

El viernes, los legislativos y judiciales pararon en sus actividades.

Según lo dispuesto inicialmente, el personal de la Legislatura realizará mañana una asamblea a las 9 para resolver, y sus pares de la Justicia se retirarán a partir de las 11 aunque ya votaron paros para martes y miércoles.

Existía convicción que la semana pasada llegarían los primeros 24 millones y otro monto similar se enviaría esta semana. Saiz estaba convencido y también lo anunció el senador Miguel Pichetto. Era evidente que las áreas políticas de Nación anunciaron esa determinación pero, en la realidad, los fondos el viernes no llegaron a Río Negro. La incertidumbre institucional es mayúscula frente a semejante fragilidad financiera. (AV)

Comentá la nota