Río Negro: La UCR "como siente la posibilidad concreta de ser parte de un gobierno futuro es mucho más prudente", afirmó Machado

Viedma.- (APP) El exdiputado nacional y convencional nacional de la UCR, Oscar Machado, está asesorando activamente al bloque de senadores de la UCR en el Congreso Nacional respecto a la discusión por la prórroga o no de la ley de emergencia nacional (25561) por la cual se delegaron al Poder Ejecutivo Nacional funciones legislativas.
Adelantó que va a ser "dificultoso conseguir una prórroga de un año más", pero reconoció que "es un tema muy complejo, porque si no se renueva no van a continuar los efectos después de diciembre de 2009, cuando vence la ley, con lo cual hay que determinar cuál es el universo normativo que afecta". Puntualizó que "se han acumulado muchas disposiciones de carácter legislativo, muchas de ellas muy controvertidas nacionalmente, que entran en un tembladeral si no se renovara la ley: retenciones, afectaciones de recursos a las provincias, afectaciones de recursos coparticipables, etc.". Reconoció además que "evidentemente no es este el mejor momento para salir de la emergencia, porque hubo momentos más favorables que éste". Sobre la postura de la UCR, informó a la agencia APP que "está marcado por lo que se denomina el teorema Baglini (Raúl), como siente la posibilidad concreta de ser parte de un gobierno futuro es mucho más prudente, mientras que los bloques opositores alejados de la posibilidad de gobierno 2011 tienen una postura extrema de cortar hoy toda la legislación".

Informó Machado que "tuvimos una reunión extensa con Baglini (Raúl) y los senadores del partido por la ley de emergencia nacional, la Nro. 25561. Se aproxima a un nuevo año de vencimiento y en realidad se genera una situación compleja desde el punto de vista político, por supuesto que para el oficialismo pero también para la oposición".

Recordó que "el 24 de agosto se vence la vigencia establecida en su momento de tratamiento de la ley (25561) por un año, porque había sido renovada el 24 de agosto del año pasado". Indicó que obviamente "el oficialismo lo quiere tener resuelto antes del 10 de diciembre, porque ahora tiene una composición teóricamente más favorable".

Recordó que "constitucionalmente el que legisla es el Congreso y que ejecuta es el Ejecutivo, pero hay dos excepciones importantes. El art. 76 que regula las facultades del Congreso dispone en forma prohibitiva la delegación legislativa al Ejecutivo, salvo en materia determinada de administración o de emergencia pública, con plazos fijados para su ejercicio y dentro de las bases de delegación que el Congreso establezca. Esto es lo que se conoce normalmente como legislación delegada que es lo que hoy está en discusión. No hay que confundir con el art. 96 que es el que regula las facultades del Poder Ejecutivo que dice que el Ejecutivo participa en la formación de las leyes con arreglo a la constitución, las promulga y las hace pública, pero, a la inversa, no podrá en ningún caso bajo pena de nulidad absoluta e insanable emitir disposición de carácter legislativo. Y viene la excepción: solamente cuando en circunstancias excepcionales sea imposible seguir los trámites ordinarios previstos en esta constitución para la sanción de leyes y no se trata de normas que regulen la materia penal, la tributaria, la electoral o el régimen de los partidos políticos".

Indicó a la agencia APP que "del juego de estas dos discusiones constitucionales surgió la ley 25561 en el año 2002, cuando el país estaba en una emergencia grave. Allí se dispuso declarar la emergencia, con arreglo al art. 76, en materia social, económica, administrativa, financiera y cambiaria, delegando al Poder Ejecutivo las facultades comprendidas en la presente ley hasta el 10 de diciembre de 2003 con arreglo a las siguientes bases: proceder al reordenamiento del sistema financiero, reactivar el funcionamiento de la economía, crear condiciones para el crecimiento económico, etc.".

Informó Machado que esta ley 25561 "es la que vence" y "hace previsible que sea dificultoso conseguir una prórroga de un año más", si bien reconoció que "es un tema muy complejo, porque si no se renueva no van a continuar los efectos después de diciembre de 2009, cuando vence la ley, con lo cual hay que determinar cuál es el universo normativo que afecta, qué regímenes se han regulado en la parte comercial y demás que entrarían en caducidad si no se encuentra alguna fórmula de prórroga o si no existe la mayoría para que el Congreso siga delegando todas las facultades legislativas en el Poder Ejecutivo".

Recordó que a lo largo de siete años de vigencia de la ley "se han acumulado muchas disposiciones de carácter legislativo, muchas de ellas muy controvertidas nacionalmente, que entran en un tembladeral si no se renovara la ley: retenciones, afectaciones de recursos a las provincias, afectaciones de recursos coparticipables, etc.".

Indicó Machado que esto se agrava "porque el Estado Nacional no tiene, a diferencia de Río Negro, un registro de legislación vigente, un digesto. Éste se frenó en el 2005 y por lo tanto una de las discusiones técnicas es si se puede tener y en qué plazo este tipo de información".

Dijo que ante este panorama "hay matices" tanto en el oficialismo como en la oposición respecto al otorgamien o no de plazos que permitan la gobernabilidad, especificando respecto a la postura de la UCR que "está marcado por lo que se denomina el teorema Baglini (Raúl), como siente la posibilidad concreta de ser parte de un gobierno futuro es mucho más prudente, mientras que los bloques opositores alejados de la posibilidad de gobierno 2011 tienen una postura extrema de cortar hoy toda la legislación".

Reconoció que si bien el país no puede vivir siempre en emergencia, "evidentemente no es este el mejor momento para salir de la emergencia, porque hubo momentos más favorables que éste. Pero esta sistuación anómala tampoco puede seguir, porque con el art. 76 y con el 96 no tiene control el Congreso".

Estimó que el radicalismo tendrá una postura moderada, ya que "no tiene la vocación del peronismo cuando capturó la mayoría del 2011 de terminar el gobierno De La Rúa, de ninguna forma. Tiena una vocación distinta, de fortalecer la institucionalidad. Pero no sabemos qué es lo que quiere todavía el Ejecutivo, porque si pide como se dice la prórroga automática de todo y en forma indefinida lógicamente los partidos de la oposición sienten que no están cumpliendo con el mandato del 28 de junio". (APP)

Comentá la nota