Río Negro: las clases largan después de Semana Santa

Los docentes aceptaron la oferta que les hizo el gobierno provincial en paritarias. Y dejan las rutas. La educación argentina sigue en conflicto.
La Unión de Trabajadores de la Educación de Río Negro (Unter) resolvió esta madrugada, a través de su congreso de delegados, el levantamiento del paro que los docentes provinciales cumplían desde el pasado 23 de febrero, informaron fuentes gremiales.

Los rionegrinos levantaron los cortes de ruta que el gremio había anunciado para estos días de Semana Santa y el lunes próximo empezarán a dictar clases con total normalidad en todos los niveles de enseñanza de la provincia.

El plenario de la Unter aceptó, por 86 votos a favor, 24 en contra y 17 abstenciones, la propuesta gubernamental planteada en la mesa paritaria del pasado lunes. La cartera educativa ofreció incorporar 100 pesos no remunerativos a la asignación por cada cargo docente y sólo descontará el 25% de los haberes caídos durante la medida de fuerza.

Las sumas retenidas de los haberes del mes de marzo podrán ser reintegradas hacia fines de año, si se cumplen los 180 días de clases previstos en el calendario escolar.

La reformulación de ese calendario, con el probable acortamiento del receso invernal para la recuperación de objetivos pedagógicos, es uno de los temas pendientes de análisis entre la Unter y el Ministerio de Educación.

El congreso gremial, que sesionó hasta las 2 de la madrugada del jueves en San Antonio Oeste, solicitó al gobierno el reinicio inmediato de la paritaria, para discutir este asunto y otras cuestiones de carácter administrativo.

MAS DE 40 DÍAS DE PROTESTA. El paro se había iniciado el 23 de febrero, fecha del comienzo de las clases en los jardines de infantes y escuelas primarias, y se prolongó después tras la puesta en marcha del ciclo medio.

Al alto acatamiento de la medida de fuerza, que registró hasta el 80% de ausentismo, se le sumó desde el 25 de febrero el corte de la ruta nacional 22, en la localidad de Chichinales, punto de ingreso y salida del Alto Valle.

En ese sitio el piquete realizó durante más de 40 días cortes alternados de 12 horas de duración, lo que ocasionaba serios inconvenientes en la circulación, sobre todo para los transportes de fruta hacia el puerto de San Antonio Este.

Después de sucesivos encuentros entre el gremio y el gobierno, sin resultados concretos, la situación llegó a un punto de alta tensión el lunes 30 de marzo cuando la Unter instaló un campamento de protesta en las puertas de la casa de Gobierno, en Viedma.

Ese día el Superior Tribunal de Justicia ordenó al gobierno y al gremio que reiniciaran la paritaria y suspendieran el paro, tras la presentación judicial de un grupo de padres que reclamó por el derecho a la educación de sus hijos.

El fallo marcó el comienzo de las negociaciones que este jueves, destrabaron el conflicto.

Comentá la nota