Negri también quiere una cita con Cobos

El titular de la UCR provincial gestionó una reunión con el vicepresidente, quien llega mañana a Jesús María.
Mario Negri quiere reunirse con Julio Cobos cuando el mendocino pase por Córdoba, entre mañana y el sábado. El presidente de la UCR provincial ya pidió a los operadores del vicepresidente un lugar en la agenda. Hasta ayer por la tarde todavía no había recibido una respuesta.

“Como Cobos ha recibido a dirigentes cordobeses parece pertinente”, adelantó un secretario del mendocino a LA MAÑANA, aunque sin confirmar si el encuentro se hará.

Negri elogió a Cobos cuando el vicepresidente desempató con el voto “no positivo” en contra del proyecto kirchnerista para establecer retenciones móviles a las exportaciones agropecuarias. No obstante, estuvo siempre en la línea de los radicales que consideran incompatible su regreso, mientras conserve su cargo en el gobierno kirchnerista.

Igual, Negri desempeña una función asimilable a la de un operador de Elisa Carrió; el entrerriano parece sentirse más cómodo con la jefa de la Coalición Cívica que con cualquier radical. Por eso, después de que la chaqueña cambió sus ataques furiosos por mensajes comprensivos hacia Cobos, no debe sorprender que el presidente del Comité Provincia de la UCR pretenda unos minutos en la agenda del visitante más famoso al próximo Festival de Jesús María.

Cobos llegará mañana a Córdoba y comenzará su actividad a las 20.30 en la Municipalidad de Jesús María, adonde será recibido por el intendente Marcelino Gatica y un grupo de concejales. Gatica comparte con el vicepresidente la condición de expulsado de la UCR por adherir a otros partidos políticos: el mendocino fue compañero de fórmula de la peronista Cristina de Kirchner y el cordobés apoyó la candidatura a gobernador de Luis Juez.

Luego, Gatica llevará al vicepresidente al Anfiteatro José Hernández, para que presencie la apertura del Festival de Doma y Folklore. Allí estará también el gobernador Juan Schiaretti y algunos dirigentes radicales, como los legisladores provinciales Hipólito Faustinelli y Miguel Nicolás, y el concejal Ramón Mestre (la interna del 26 de abril ya se juega en el interior).

El sábado por la mañana, Gatica reunirá la mayor cantidad de intendentes posibles (no necesariamente radicales) para ofrecerlos como oyentes a Cobos. Al mediodía, el vicepresidente almorzará con productores del norte cordobés en la Sociedad Rural de Jesús María. Por la tarde, volverá a Buenos Aires porque la presidenta Cristina de Kirchner viaja al exterior (primera escala: Cuba) y él debe suplantarla, para espanto de los oficialistas que no dejan de arrepentirse de haberlo colocado en el segundo lugar del poder nacional.

El encuentro con Negri debería tener un espacio en esa agenda tan apretada.

Elecciones complicadas

Por otro lado, en declaraciones a la prensa, Cobos analizó que el kirchnerismo, en 2009, «indudablemente, en algunos distritos va a tener elecciones complicadas como en Córdoba, Santa Fe, Capital y provincia de Buenos Aires».

Aclaró, no obstante, que «hay que ver qué se interpreta por derrota, si una disminución de legisladores o un porcentaje menor de votos que en la anterior elección».

Asimismo, criticó la «excesiva participación» del ex presidente Néstor Kirchner en las decisiones oficiales, lo que interpretó como un «cogobierno», y elogió con énfasis al senador justicialista Carlos Reutemann, a quien consideró un «buen candidato» para eventualmente pelear por el Ejecutivo nacional.

Cobos no descartó postularse a la Casa Rosada, pese a aclarar que «por ahora» no piensa en esa alternativa.

Asimismo, el vicepresidente dijo no tener límites en esta etapa de diálogo con distintas fuerzas opositoras, en el armado de futuros acuerdos electorales.

Cobos abonó indirectamente la teoría del «doble comando» que la oposición le reprocha a Kirchner, al considerar que «en este primer año la actitud del ex presidente debió ser más moderada» en su intervención en los temas de gestión.

«La Presidenta es una persona con suficiente capacidad, carácter y autoridad para recibir consejos, pero no para influenciarse. La excesiva participación (de Kirchner) puede interpretarse de alguna manera como que hay un cogobierno», aseveró el titular del Senado.

Además, habló de Reutemann: «Es un hombre previsible, serio, capaz, responsable, con el que tengo muy buena relación. Hemos coincidido en muchas decisiones en el Senado. Y es un buen candidato», resaltó.

Ante una pregunta sobre una eventual alianza con el ex piloto de Fórmula Uno, puntualizó: «No me veo confluyendo con nadie por las responsabilidades que tengo». Cuando se le consultó cómo veía las chances electorales para la Casa Rosada de cara a 2009, Cobos trazó un panorama difícil.

Interrogado sobre si aspira a competir por el Ejecutivo nacional, el vicepresidente hizo gala de su habitual cautela: «Por ahora no lo pienso», respondió.

Sin embargo, ante la insistencia periodística, afirmó que «en política uno no debe descartar nada, ésa es la verdad».

En cuanto a los reacomodamientos políticos, Cobos fue consultado sobre de quién se sentía más cerca, si de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, del diputado nacional del peronismo disidente Felipe Solá o del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. «En esta etapa de diálogo tengo que hablar con todos los sectores. A lo mejor, en el fondo, uno puede estar más de acuerdo con la UCR, quizá con alguna gente de Elisa Carrió. Felipe Solá y Mauricio Macri son también personas moderadas», puntualizó.

Al señalársele sobre el riesgo de un «amontonamiento» en la senda hacia esa convergencia, el ex gobernador de Mendoza alertó que eso es exactamente «lo que no tiene que ocurrir».

«Debe existir un proyecto por lo menos en los temas gruesos, porque siempre vamos a tener diferencias. Ya está la democracia consolidada y lo que necesitamos es un país más republicano, para avanzar luego en un acuerdo electoral», concluyó.

Comentá la nota