Negri pidió “sensatez” en la UCR y opositores temen una “carta fantasma” de Morales

Mañana sesiona el Comité Provincia con la dirigencia del interior. El titular radical niega una jugada secreta.
Este hecho se conoció el viernes y estará presente en el análisis», dijo ayer Mario Negri a LA MAÑANA al adelantar que la agenda de la próxima reunión del Comité Provincia de la UCR, que él preside, será homogeneizada por el tremendo sacudón que el kirchnerismo le dio a las previsiones electorales.

«No estaba previsto y nos tomó por sorpresa, por lo que obviamente obliga a la dirigencia del radicalismo a tener un grado de sensatez y a ser racionales en las decisiones», agregó.

Eludió, Negri, precisar qué significa ser «sensato» y «racional» en el radicalismo. ¿Armar una lista de candidatos propios con la lista 3, o sellar una alianza con Luis Juez? Sólo definió que «ser racional es analizar las cosas». Y punto, a leer entrelíneas los que quieran.

En este capítulo de la interna radical, las palabras son analizadas con obsesión por los protagonistas del juego que concluye en la integración de las listas de candidatos. Por eso mismo, casi todos los dirigentes consultados ayer obligan a jurar la confidencialidad de la fuente antes de empezar a opinar sobre lo que creen que sucederá, lo que sospechan que harán sus rivales. Nadie quiere que sus dichos sean utilizados en su contra. En el radicalismo cordobés, un adjetivo fuera de lugar tiene tantas consecuencias como el aleteo de la mariposa del viejo proverbio chino.

En ese juego de misterio, a última hora trascendió la supuesta existencia de una «carta fantasma» del presidente del Comité Nacional, Gerardo Morales, quien pediría a los radicales de todo el interior que faciliten los acuerdos electorales con otros partidos antikirchneristas. ¿Revive el Pacto de Oliva? ¿O es un mito urbano-radical?

La reunión del Comité Provincia incluirá a los presidentes de los comités departamentales, del Foro de Intendentes y también al titular del Congreso Provincial. Este encuentro reemplaza al de los referentes internos, cuya segunda cena fue suspendida la semana pasada y, se creía, habría de realizarse hoy.

Los cónclaves entre los caciques partidarios debían conducir a la formación de una lista de unidad, y la postergación, tras una sola versión, coloca un manto de dudas sobre el éxito de esa empresa.

Otros opositores a Negri presumen que las elecciones internas del 26 de abril (autoridades partidarias y candidatos legislativos) serán suspendidas y temen que eso conduzca a la prórroga (una más) del interminable mandato del entrerriano. Dirigentes cercanos al presidente del Comité aseguran que no es ésa la intención. Pero, igual, todos desconfían de todos.

Por lo pronto, este fin de semana se incorporó un nuevo candidato a la conducción del Comité Provincia: ya se conocían las proclamaciones de Heriberto Martínez, Ramón Mestre, Hipólito Faustinelli y Dante Rossi. La nueva figurita para el álbum es el presidente del Foro de Intendentes, Alberto Giménez.

¿Hay alianza?

El escepticismo respecto a la concreción de una alianza con el Partido Nuevo recorre todo el especto del radicalismo. A la mayoría, la evaluación les cae simpática. A otros, no. E incluso dirigentes juecistas consultados sostienen que es un asunto concluido. Sin embargo, las apariencias pueden engañar.

¿Estarán rendidos los máximos proaliancistas, Negri y Oscar Aguad? ¿No les dará una nueva oportunidad la jugarreta electoral de los Kirchner?

Un dirigente negrista part-time anticipó que la UCR, el ARI y el Partido Socialista formarán un sello para la alianza nacional con la que pretenden derrotar al kirchnerismo. Esa coalición se presentará en todos los distritos, y allí estará cobijado Juez. ¿Qué harán los radicales cordobeses? ¿Permanecerán con la boleta 3 y sus propios candidatos, extranjeros, además, a los recursos que derramará el Comité Nacional para la alianza? El negrista part-time cree que ese elemento podrá ser decisivo.

Dirigentes de otros grupos internos rechazan igualmente una alianza con Juez, con el que todos los radicales, pactistas o no, manifiestan diferencias de principios insalvables. Son antipactistas Ramón Mestre, Miguel Nicolás, Carlos Becerra, Eduardo Angeloz, y la gran mayoría de los intendentes del interior provincial. El margen político para la alianza, visto de este modo, parece estrechísimo.

¿Hay candidatos?

La UCR tiene tres dirigentes que aparecen en las encuestas y que no necesitan «instalación»: Mario Negri, Ramón Mestre y Oscar Aguad.

Negri siempre niega hasta último momento tener aspiraciones (lo hizo incluso en 1999 cuando desembocaba como candidato natural a la intendencia). Igual, cualquiera imagina que su nombre pugnará por algunos de los renglones privilegiados de la UCR, aunque sus voceros siempre aclaran que no será candidato si el partido se encamina a un papelón (otros, más directos, dicen: sin alianza, no se postula).

Mestre podría ser candidato a senador nacional. Esa es una postulación difícil, porque sólo ganan bancas los partidos que terminen primero y segundo, y el concejal piensa y repiensa si le conviene tomar un desafío tal que lo alejaría del objetivo de su carrera política en este momento: la intendencia de Córdoba.

Aguad lució en el debate por el campo, el año pasado, y quiere seguir siendo diputado nacional. Cree que ganó los méritos necesarios en su desempeño como presidente del bloque.

Hay más, claro, como las intenciones declaradas de Carlos Becerra, Antonio Hernández (para el Senado), o Elvio Molardo (Diputados).

Será una semana clave para la UCR. Los pactistas podrían jugar sus últimas cartas. Los antipactistas, resistirán. Y todos tratarán de quedarse con las mejores líneas de las boletas de candidatos.

Comentá la nota