Con negocios récord, los cheques diferidos financian cada vez más barato a las pymes

Con negocios récord, los cheques diferidos financian cada vez más barato a las pymes
El estrangulamiento crediticio y la escasez de negocios tras la salida de las AFJP motorizaron el volumen. Las tasas a un año, que llegaron a rozar el 40% a fines de 2008, hoy están por debajo de 20%
Billetera mata galán. El mercado de cheques ha vuelto a seducir (por el bolsillo) a empresas e inversores. Con tasas cada vez más bajas en las emisiones con aval, que proveen mejor financiación a las compañías y montos negociados que tocan nuevos récord mes a mes, los cheques de pago diferido se han convertido en una opción que ya nadie descarta.

En un momento donde la financiación bancaria acusa, en muchos casos, restricciones que se acoplan a la cautela global por la crisis financiera, las pequeñas y medianas empresas por un lado, y los inversores por otro, le han asignado un papel fundamental a este mercado.

En rigor, una pyme pudo, en julio de este año, financiarse a 360 días de plazo a una tasa que fue inferior al 20% anual en pesos. ¿Ficción?

"El mercado de cheques ha crecido en base a la necesidad de las empresas de acceder a financiamiento barato y de buena calidad al estar garantizado por una SGR", señaló Antonio Cejuela, director de Puente. "Día a día se suman más operaciones ya que las empresas se sienten cómodas financiándose por esta vía y para muchas de ellas, la alternativa bancaria es inaccesible", agregó.

Justamente un informe de Puente destaca la evolución del sector de cheques. Según la tradicional casa de servicios financieros, "desde enero de 2004 y hasta el presente, el crecimiento en el volumen operado y la cantidad de cheques avalados ha sido más que significativo". A la vez señalan que "la tasa de crecimiento ha sido alta lo que demuestra que las pyme lo utilizan para financiar capital de trabajo de corto plazo por lo que supone una competencia con descubierto de cuenta corriente, aunque el diferencial de tasa hace que los cheques avalados sean más competitivos".

Pero el movimiento no se detiene. Por un lado, julio será nuevamente mes récord en lo que hace a negocios. Según las cifras de mercado, al día de ayer, y cuando todavía faltan dos jornadas, los negocios totales para el mes ascienden a $75,6 millones, 5% por encima de los $ 71,9 millones récord de junio. Por otro, las tasas se han reducido considerablemente. Mientras en junio la tasa a 360 días de plazo se pagó 24,6% anual, en julio ese mismo plazo se descontó al 19%.

La sumatoria de los factores

Rascando con la uña, los especialistas destacan las razones que dieron origen al fenómeno.

Para Rodrigo Gamarci, gerente corporativo de FDI gerenciamiento patrimonial, "el alargamiento de los plazos de pago y cobro producto de la recesión económica ha estimulado a las compañías a pedir que se les pague en cheques, que ellos a su vez descuentan en bolsa". Según el ejecutivo, "lo restringido del crédito bancario, sumado a la aceptación de hacerse cargo del costo financiero de descontar el cheque, han impulsado los negocios".

Para Miguel Benedit, titular de Cordeu y Benedit Sociedad de Bolsa, la entrada de los inversores institucionales también tuvo gran importancia en el nuevo mapa que han trazado estos instrumentos.

"Hasta 2008 tuvimos un excedente de oferta de cheques y falta de demanda, algo que cambió este año con la entrada de los fondos de inversión que se volcaron a demandar este producto, lo que habilitó la posibilidad de aceptar una menor tasa de interés y le dio, sí, una mayor profundidad de mercado", señaló el directivo.

Comentá la nota