Los negocios de Lanatta en Quilmes y un pagaré millonario

El principal acusado pidió a un abogado iniciar un juicio por un documento de 5 millones de pesos.
Martín Lanatta, se paseó a mediados del año pasado, por varios estudios jurídicos de Quilmes con "un pagaré por 5 millones de pesos". Buscaba un abogado para iniciar un juicio a fin de cobrar ese dinero. "Rechacé la oferta porque no sabía de dónde vino tanta plata aunque creo que puede ser del engaño a algún propietario de la zona", dijo a Clarín uno de los abogados que lo atendió y que pidió mantener su nombre en el anonimato. Había llegado al estudio de la mano de un ex policía de apellido "Jatar".

Resulta extraño el monto del pagaré para un joven que había logrado que la justicia de Quilmes le permitiera, en el 2002, litigar sin costos contra José Amado, a quien le reclamaba 52 mil dólares. Argumentaba que no tenía plata. Varios testigos afirmaron que tenía "un taller de platería y vivía de changas". El abogado patrocinante de Lanatta era de Quilmes.

Este nivel de vida que decía tener contrasta con quien, en realidad, era socio de las empresas Elvesta Argentina, dedicada a la venta de medicamentos, y Homeland Brokers Security S.A. que comercializaba material de uso bélico liviano y pesado.

El presidente de esa empresa es Eduardo Menchi quien participó de una reunión con el jefe de Gabinete Aníbal Fernández para "hacer de intermediario" en la venta del diario El Tribuno de Tucumán al grupo del diario Ambito Financiero. Esta reunión hecha en Buenos Aires fue revelada por el director del diario El Tribuno de Salta, Tito Romero, hermano del ex gobernador de esa provincia Juan Carlos Romero. Aníbal Fernández dijo que no se acordaba de esa reunión.

Además, de esa participación en empresas, Lanatta era un gestor informal para conseguir permisos de tenencia y portación de armas e instructor de tiro en el RENAR. Los permisos se le suspendieron por tres años a partir de octubre cuando Clarín preguntó por sus gestiones informales y una causa que tenía por haber falseado el pago del monotributo.

Hasta ese momento "era dueño y señor" de la instrucción y el negocio de las armas en la Asociación de Gimnasia y Tiro de Quilmes, al igual que en otro club de Florencio Varela.

"Lanatta también tenía vínculos con una armería de Varela llamada Pizzu donde el fiscal Bidone secuestró sellos de un médico y un psiquiatra para llenar formularios del RENAR", reveló una fuente a este diario. La presencia de esos sellos da un indicio de que, en realidad, el servicio informal de Lanatta incluía un trámite express las debidas consultas con médicos y psiquiatras por parte de los solicitantes de las armas. "Estaba al límite de lo legal con estos trámites", comentó la fuente.

El abogado de la viuda de Sebastián Forza, Rubén Ramírez, admitió que Lanatta le ayudó a la víctima del Triple Crimen a conseguir permisos en el RENAR para tener y portar 4 armas.

Comentá la nota