Negocio de 18 millones de dólares

El proyecto de ley que promueve elevar el IVA del actual 10,5% al 21% a los productos electrónicos fabricados fuera del Tierra del Fuego e importados, abrió una fuerte polémica entre las empresas, que creció aún más, cuando trascendió que un "agregado" en los artículos de la ley terminaba favoreciendo a uno de los fabricantes de aire acondicionados de la Isla, BGH. Un negocio que mueve unos 18 millones de dolares, según el monto facturado, en 2008, por el segmento de aire acondicionados de entre 6000 y 18.000 frigorías.
El puntapié inicial en el conflicto, lo dio Multicontrol S.A, el único fabricante de aire acondicionados en el territorio y que estaría, con ese "agregado", alcanzado por el impuesto. Multicontrol, que tiene dos plantas, una en Munro y otra en Tigre, envió una nota al Senado exponiendo las desventajas competitivas a las que se expone. "Queremos un tratamiento igualitario porque si no, quedamos fuera del mercado", dijo Luis Iantosca, presidente de Multicontrol, que fabrica la marca Westric.

Desde AFEARTE, la cámara que representa a los fabricantes fueguinos, descartan que ésta sea "una ley BGH". "En ese segmento de aparatos de aire, el 85% es importado y de la porción restante, BGH tiene aproximadamente un 10% del mercado. "Pero otros fabricantes, están en condiciones de fabricarlos si quisieran", explican.

"La ley no pretende dañar a ningún productor nacional. No tenemos inconvenientes en que se debata o se modifique lo necesario", resumió Alejandro Mayoral, titular de esa asociación. A las otras cámaras que se oponen al "impuestazo", el capítulo de los aire acondicionados les potenció las críticas a la ley original: "Esto cubre al proyecto de un manto de duda mayor", señaló Norberto Capellán, titular de CICOMRA, la cámara que agrupa a empresas informáticas, operadoras de telefonía celular y proveedoras.

Comentá la nota