El negocio de los lotes sociales ya se promociona en clasificados

En Plottier hay una revista que ofrece tierras regularizadas por la municipalidad dentro de los planes para asistir a quienes más lo necesitan. Desde el Concejo Deliberante reconocen que existe un gran negocio, pero aseguran que es poco lo que se puede hacer.
El negocio inmobiliario que se esconde detrás de las tomas y los loteos sociales llegó a su punto más alto en lo que a impunidad se refiere. Muchos terrenos destinados a familias de escasos recursos que no tienen vivienda propia son promocionados para su venta en publicaciones de clasificados que circulan por las calles de Plottier. Lo peor, es que la dirigencia política está al tanto de esta maniobra, pero no interviene debido a que se considera que no hay nada para frenar esta especulación que juega con los intereses de los más pobres.

En la última edición de la revista de clasificados El Avisador, un aviso ofrece “terreno de loteo social con todos los servicios”. No promociona precio, pero deja un celular para las consultas pertinentes.

Este no es el primero ni será el último clasificado que se publica para vender lotes. El concejal Sergio Méndez (Acción Comunitaria Independiente) constató en persona la veracidad de la existencia del aviso, pero reconoció que es muy difícil terminar con esta metodología.

Recordó que hay una ordenanza que regula la entrega de lotes sociales que prohíbe la comercialización o cesión de un terreno cuando el titular todavía no posee la tenencia del mismo. Sin embargo, aseguró que si la tenencia ya existe, no hay nada de ilegal. Tal es el caso del loteo social 1, cuyos beneficiarios consiguieron el título de propiedad y ahora lo comercializan.

“Lamentablemente esto viene sucediendo hace mucho tiempo; hay un negocio inmobiliario encubierto”, aseguró el edil en declaraciones a Radio y Televisión del Neuquén.

Méndez aseguró que se han dado casos, como en la toma ubicada en la Avenida del Trabajo donde se constató que una sola persona había vendido tres lotes a otras familias. Es decir, el vendedor se dedica a conseguir tierras a través de los planes que implementa el municipio o en las usurpaciones de terrenos para realizar su negocio.

El concejal indicó que una de las maneras de terminar con este negocio encubierto es confeccionar un registro único de beneficiarios. "Hay políticas que hay que implementar a nivel municipal y provincial", indicó.

Comentá la nota