El negocio lo hizo Button

El negocio lo hizo Button
Hamilton ganó el GP de Singapur. Pero Jenson Button amplió su ventaja como líder del campeonato.
Dominando de principio a fin y favorecido por las penalizaciones sufridas por sus principales adversarios, Lewis Hamilton se encaminó sin problemas en la noche de Singapur a su segundo triunfo en el año. El anterior fue en el G.P. de Hungría.

La carrera se definió en favor del piloto de McLaren cuando primero Nico Rosberg y luego Sebastian Vettel recibieron sendas penalizaciones por errores al salir y entrar de la calle de boxes.

Con una gran competitividad y regularidad en las últimas fechas, el actual campeón se redimió del error en la última vuelta de Monza, donde se despistó cuando marchaba en el tercer lugar.

"Éste es el final perfecto para un fantástico fin de semana; la carrera fue muy dura físicamente para todos los pilotos, pero ha sido muy sencilla para mí", dijo el británico.

Nico Rosberg, segundo hasta el momento que comenzaron las detenciones, ingresó a boxes en el giro 18 con su Williams. Cuando retornaba a la pista tocó la línea blanca y fue penalizado con un "Pase y siga".

En mitad de carrera, Vettel atacó la posición de liderazgo de Hamilton. En la vuelta 39 el joven alemán entró por segunda vez al repostaje, pero al salir excedió el límite de velocidad y fue sancionado, al igual que Rosberg, con un "Pase y siga". Así quedó trunca cualquier aspiración de triunfo para el piloto de Red Bull.

A partir de allí, Hamilton se encargó de conservar el ritmo de carrera y mantener la distancia con Timo Glock, su escolta, que cumplió su mejor actuación en la categoría. Largando desde la sexta posición, aprovechó en la primera vuelta la pelea entre Mark Webber y Fernando Alonso y se ubicó cuarto. Glock, al igual que el ganador, se vio beneficiado por los retrasos de Vettel y Rosberg.

Fernando Alonso salvó el honor de Renault tras la sanción impuesta al equipo y la suspensión de por vida a su director deportivo, Flavio Briatore, en el mismo circuito donde se inició el escándalo que desencadenó en el triunfo del español en 2008. Se quedó con el tercer puesto pero sin poder pelearles a los punteros.

Otro que logró su cometido fue el líder del torneo, Jenson Button, que terminó en el quinto lugar y amplió a quince puntos la diferencia con su coequiper, Rubens Barrichello, quien finalizó detrás del inglés.

El título comenzará a definirse seguramente entre los pilotos de Brawn, la próxima semana en Suzuka, Japón, escenario que luego de tres años volverá al calendario. Vettel se ubica a 25 puntos de Button cuando quedan 30 en juego, contando sólo con chances matemáticas de lograr la corona.

Comentá la nota