El negocio de alquilar 4x4 mueve $29 millones anualmente

La cifra explica el interés de la banda delictiva de las 4x4 en esta provincia. La actividad tiene auge por la minería.
El alquiler de camionetas 4x4 se convirtió en pocos años en un negocio floreciente en San Juan: Con un costo de 6.000 pesos al mes, más IVA, y con una flota de 400 vehículos disponibles en la provincia el negocio mueve $2.400.000 al mes, o sea, $28.800.000 anualmente, según datos proporcionados por fuentes del sector.

La magnitud de la cifra ayuda a dimensionar el enorme atractivo que resultó el negocio para que la denominada mafia de las 4x4 viniera a operar en San Juan. El descubrimiento de una banda dedicada a la comercialización ilegal de autopartes y camionetas robadas, que salpica a algunas empresas de alquiler locales fue descubierta hace dos semanas por la policía (ver aparte).

Ese volumen de valores está en manos de sólo 10 empresas dedicadas a la comercialización de este tipo de servicio en la provincia.

Si bien el costo de alquiler tiene algunas variaciones relacionadas con el tiempo -"cuanto más tiempo la alquilás, más barato sale", dijeron desde una compañía exploradora que opera en la cordillera sanjuanina-, en el sector confirmaron que el precio promedio es de $6.000 al mes. A esos valores mensuales el empresario dedicado a este negocio logra amortizar totalmente la compra de una 4x4 cero kilómetro en tres años, a un valor promedio de costo de 140.000 pesos la Toyota Hilux, y 120.000 pesos la Ford Ranger. Según explicaron, en ese cálculo descuentan un año en los gastos de mantenimiento y reparación, teniendo en cuenta que esos vehículos son sometidos a duras pruebas, en zonas muy agrestes y complicadas. Para prestar servicios a la minería, las camionetas no pueden exceder los 3 años de antigüedad, por lo que el negocio se refiere a una flota de vehículos nueva.

Respecto a la modalidad de alquiler, la regla general es que la empresa se hace cargo de los repuestos y la mecánica, en tanto que el que alquila corre con los gastos de filtros, aceites y lavados, por fuera del precio del alquiler. Y si le pasa algo a la camioneta -supongamos que no funcione- la empresa debe reponerla por otra unidad. Salvo, claro está, que el locador haya provocado la rotura, en cuyo caso debe repararla y devolverla a la empresa de alquiler en buenas condiciones, haciéndose cargo obviamente también del pago del alquiler.

La conexión minera

Hace exactamente dos semanas un operativo policial descubrió un desarmadero clandestino y una banda dedicada a comercializar especialmente camionetas Toyota Hilux y en menor medida, Ford Ranger. O sea, precisamente las marcas top del negocio de alquiler de 4x4 en San Juan. Además se hicieron allanamientos en firmas proveedoras de la minería, con detenciones de sus empresarios del rubro (ver aparte).

¿Pero está realmente conectado el negocio de alquiler de 4x4 con el sector minero? La respuesta es sí: La demanda del alquiler de 4x4 es un negocio que creció explosivamente a partir del 2006, de la mano principalmente de la minería.

En efecto, el negocio del alquiler de camionetas doble tracción comenzó a tener un verdadero auge hace 4 a 5 años, cuando arrancó en la provincia la gran minería, o sea, la de metales preciosos. Hasta entonces habían solo un par de firmas que se limitaban a cubrir la demanda de los diferimientos agrícolas, industriales y las exploraciones mineras. La resistencia de las Toyota -la marca más usada en esta provincia- la hicieron apta para caminos duros para llegar a los valles agrícolas, o de alta montaña.

Pero desde que empezó la construcción de la primer mina de oro -Veladero- y poco tiempo después, la explosión de exploraciones mineras en la provincia (alentada por el fuerte aumento del precio de los metales), el negocio se convirtió en vedette.

Incluso las mismas cámaras de Proveedores de la minería admitieron hace un año en el suplemento CUYO MINERO (3 de abril de 2008) que el rubro de alquiler de 4x4 se convirtió en la columna vertebral de la prestación de servicios a la gran minería, ubicándose por encima del alquiler de camiones de gran porte para el transporte de cargas pesadas, camiones tanque para combustibles además de minicolectivos, combis y colectivos para el traslado de personal.

Eso llevó a que en la actualidad el sector cuente con una flota de 400 camionetas de alquiler. Eso fue precisamente lo que hizo a esta provincia atractiva para los grupos delictivos dedicados al rubro de 4x4.

No obstante, varios factores habían provocado en los últimos tiempos una rebaja drástica en la demanda.

Caída de la demanda

El primer golpe lo asestó Barrick cuando en el 2007 compró su propia flota de 150 camionetas Toyota e instaló taller propio en Veladero. "Se hizo por una cuestión de seguridad vial, para evitar el fuerte tránsito hacia la mina. Las camionetas están arriba (en la montaña) y las usan el personal jerárquico. El resto de trabajadores se trasladan en micros o combis", explicó una fuente calificada de la compañía minera.

Después de eso Barrick continuó alquilando 4x4 para transportes desde la ciudad a los departamentos de Iglesia o Jáchal, o también ocasionalmente hasta la mina Veladero, aunque mucho menos que antes.

A esto se sumó un segundo factor a mitad del año pasado: el parate que sufrió la exploración minera desde octubre del 2008, a causa de la crisis financiera mundial que espantó a las exploradoras Pymes de ese negocio de alto riesgo.

"En abril pasado solo quedó un 30% del total de exploración en todo el país, y de ese 30%, el 50% se hacía en San Juan", explicó a DIARIO de CUYO Julio Ríos Gómez, presidente de Gemera (Grupo de Empresas Mineras Exploradoras de la República Argentina). "De ahí que el alquiler de 4x4 era muy bajo desde el año pasado, y a partir de abril era nulo prácticamente, al menos en el sector exploratorio. Sí se siguió alquilando para proyectos de producción o muy avanzados, a los proveedores de la minería es decir, a empresas de servicios. Incluso habían alquileres de empresas de Santa cruz, del norte y de Salta que se hacían en San Juan", dijo Ríos Gómez.

"Nosotros, muy poco, pero las empresas proveedoras nuestras siguieron alquilando. Incluso ahora lo hacen para la ampliación que estamos haciendo en Veladero", agregó la fuente de Barrick.

Ambos factores provocaron una baja en la demanda, lo que había desatado una competencia feroz de precios, con rebajas de hasta el 50% en el alquiler mensual en las últimas semanas. lo que despertó el recelo de algunas firmas a las que las cuentas no cerraban. "6.000 pesos es lo que vale, si alguien la ofrece a 3.500 pesos, hay algo raro", deslizó un empresario minero de primera línea. "Había una pelea grande entre las empresas de alquiler de 4x4. Hoy nos damos cuenta que en las empresas mas convocadas había un manejo turbio que nos causa un gran malestar porque golpea a la actividad. El grueso de la demanda del sector era por la minería, así como en Mendoza o en el Sur lo es el petróleo. Eso no quiere decir que otras actividades también usaban el servicio", se quejó Ríos Gómez, de Gemera.

Comentá la nota