No se negociará con la Argentina si hay cortes, dijo Tabaré

El presidente marcó, con su advertencia, distancia del candidato oficialista, José Mujica
MONTEVIDEO.- Para la foto puede ser, pero en la intimidad nada cambió. "El presidente sigue muy molesto con [José] Mujica, y por eso no accedió a la reunión que le había solicitado", dijo a LA NACION una alta fuente del gobierno uruguayo. Uno de los principales motivos del disgusto está en la diferente visión sobre el conflicto con la Argentina por las plantas de celulosa y el bloqueo de los puentes.

Tabaré Vázquez envió un mensaje fuerte para adentro y para afuera del gobierno sobre la forma en que debe manejarse este diferendo: "Con los puentes cortados no se negocia", advirtió a todos sus ministros.

Anteayer, la foto del abrazo entre Vázquez y José Mujica, candidato a presidente por el oficialismo, no representó un acercamiento entre ambos. "La prensa necesitaba la foto", dijo Mujica ayer durante una entrevista en Radio Sarandí, para explicar el encuentro. "¿La precisaba la prensa o la precisaba el Frente Amplio?", le repreguntó el periodista. Y Mujica siguió con su estilo irónico.

El distanciamiento entre Vázquez y Mujica comenzó hace varios meses, cuando el presidente impulsó la fórmula Danilo Astori-Mujica y planteó a la dirigencia del Frente Amplio que su ministro de Economía, Astori, tenía más capacidad para gobernar que el ex tupamaro. El argumento era que Mujica no tenía el perfil necesario para gobernar y que se arriesgaría al electorado de centro, necesario para asegurar la victoria.

Mujica no aceptó la propuesta de Vázquez y con el respaldo de su grupo y del Partido Comunista impuso su candidatura. A esa actitud desafiante se sumaron la postura negociadora de Mujica en el conflicto con la Argentina y cierta afinidad con el matrimonio Kirchner. Eso no significó que Mujica dejara de apoyar al gobierno ni que pusiera en duda la instalación de Botnia sobre el río Uruguay.

De hablar todos los lunes en el Consejo de Ministros, Mujica y Vázquez pasaron a tener un diálogo esporádico.

Mientras el presidente estaba de gira por Estados Unidos, Mujica anunció su pedido de entrevista con Vázquez para llevarle una fórmula negociadora con el gobierno argentino. Antes se había reunido con el matrimonio Kirchner en Buenos Aires. "Según lo que me diga él [por Vázquez] voy adelante y puede ser que algo colabore, pero va a depender de la opinión del presidente", dijo Mujica entonces. A Vázquez eso no le cayó nada bien.

En esos días se desató un escándalo político por las declaraciones de Mujica en una entrevista con LA NACION y por los dichos que aparecieron en el libro Pepe Coloquios . Desde Nueva York, Vázquez dijo que votaba a Mujica por disciplina partidaria y que no compartía las expresiones en las que "critica a todo y a todos".Mujica pidió públicamente una entrevista con Vázquez para aclarar los dichos, y éste respondió a través de los medios que tenía "problemas de agenda".

La semana pasada, Vázquez inauguró obras en el puerto por reformas iniciadas durante gobiernos anteriores y les dio protagonismo a sus antecesores Julio María Sanguinetti, Jorge Batlle y Luis Alberto Lacalle, el actual adversario de Mujica, y se abrazó y fotografió con los tres.

La presión para una reunión con Mujica, o al menos la foto de un encuentro, fue muy fuerte, en momentos en que el Frente siente la necesidad de un empujón para ganar en primera vuelta. Y ese abrazo llegó anteayer, en el puerto, con sonrisas y foto, pero con un diálogo muy breve.

Antes de ir al encuentro, Tabaré habló con todos sus ministros. "Cuando la Corte de La Haya emita su fallo, yo no seré presidente; el fallo es para cumplirse y no puede haber negociación con la Argentina", dijo, según declaró un asistente a la sesión. Añadió que había escuchado versiones de posibles conversaciones sobre la aplicación del fallo y que Uruguay debe exigir la liberación del bloqueo: "Es un tema de principios".

Ese mismo día, Mujica dijo al diario El País que "hay que cultivar la amistad" y "hablar con los políticos argentinos" y expresó confianza en llegar a un acuerdo "con los Kirchner". Eso fue después de que Vázquez dio el mensaje a sus ministros. Terminada esa reunión el presidente se fue al puerto y le dio un abrazo a Mujica.

Comentá la nota