Negocian el voto de un senador clave para el uso de las reservas

Verna, del PJ pampeano, se reúne el martes con el oficialismo.
Mientras se multiplican las voces a favor y en contra del uso de US$ 6.500 millones de reservas del Banco Central, el Gobierno espera ansioso el pronunciamiento de los dos senadores del PJ pampeano, quienes pueden decidir la suerte del DNU presidencial que creó el Fondo del Bicentenario. El hombre clave es el hoy senador y ex gobernador Carlos Verna, quien el próximo martes mantendrá contactos con el oficialismo.

El miércoles el jefe del bloque K en el Senado Miguel Pichetto dijo contar con 35 votos (32 propios y el de 3 aliados) y metió presión a los senadores pampeanos (Verna y María Higonet) al afirmar: "no creo que los senadores justicialistas por La Pampa voten en contra". Sucede que son los votos que le faltan al oficialismo para aprobar el polémico DNU.

Se sabe que Verna tiene una buena relación con su par santacruceño Nicolás Fernández y por eso es probable que así se inicie una negociación crucial para el Gobierno que necesita el visto bueno al DNU de alguna de las dos Cámaras del Congreso.

Trascendió que Verna defiende la idea que debe ser una ley del Congreso y no un DNU, lo que autorice al Gobierno echar mano a las reservas del BCRA, siempre y cuando esté certificado que exceden la base monetaria. En buen romance, Verna ha hecho saber que no le gusta el atajo del DNU. Pero hasta ahora no se definió públicamente y por eso hay inquietud en el oficialismo.

En tanto el pago con reservas de obligaciones volvió a calentar el debate entre oficialistas y opositores.El diputado oficialista por La Rioja, Alberto Paredes Urquiza sorprendió ayer al Gobierno, al condicionar su voto y quizás también el de los otros 3 diputados que responden al gobernador Luis Beder Herrera a que el Ejecutivo prorrogue el régimen de promoción industrial en su provincia.

En este sentido aclaró que "mi apoyo al bloque no es ideológico. Si no hay solución para la promoción industrial no puedo apoyar", declaró.

Por su parte el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, aumentó el volumen de sus reparos contra el kirchnerismo al denunciar la "permanente actitud extorsionadora" del Gobierno con todas las provincias: "a mí no me van a comprar con un chupetín", afirmó disgustado al tiempo que reiteró su rechazo al Fondo del Bicentenario y propuso que "se debata la coparticipación a las provincias del impuesto al cheque".

En cambio los gobernadores de Tucumán José Alperovich y del Chaco Jorge Capitanich defendieron la iniciativa que servirá -dijo Alperovich- "para pagar parte de la deuda externa, entrar al canje de la deuda y volver al mercado de crédito". Asimismo pidió a la oposición "a no oponerse a todo", ya que es necesario que "al país le vaya bien". Y Capitanich subrayó el respaldo del Gobierno a obras de infraestructura en las provincias.

Otro dato curioso fue el pronunciamiento a favor de la legislatura de Córdoba, a instancias del gobernador Juan Schiaretti, que aprobó un proyecto de declaración de la oficialista Unión por Córdoba (UPC-PJ), expresando su apoyo al Fondo del Bicentenario.

También salió al ruedo, pero para oponerse, el ex ministro de Economía radical, Ricardo López Murphy quien llamó la atención sobre los riesgos de utilizar al Banco Central "como segunda caja o como la segunda tesorería de la República. Señaló: "Ya vaciaron las arcas del ANSeS y ahora van a asaltar las reservas".

Comentá la nota