Negocian el traspaso de guardavidas al municipio

El sindicato aspira a que 150 guardavidas que trabajan en playas privadas sean absorbidos por la comuna. En el Ministerio de Trabajo se avanzó con la negociación para adoptar la medida.
El gobierno municipal, el Sindicato de Guardavidas y la cámara que nuclea a los balnearios de la ciudad (Cebra) acordaron ayer durante una reunión mantenida en la sede del Ministerio de Trabajo de la provincia, seguir estudiando la posibilidad de incorporar a la planta de personal de la comuna a unos 150 trabajadores que prestan el servicio de seguridad en las playas, quienes en la actualidad, tienen relación de dependencia con las empresas concesionarias.

El gremio viene reclamando desde hace tiempo que estos guardavidas pasen a depender directamente del municipio, del mismo modo que ya sucede con otros 350, dedicados a la actividad.

Según explicó a LA CAPITAL el secretario general del sindicato, Néstor Nardone, de los 500 guardavidas que trabajan en la costa marplatense, unos 150 están contratados por los concesionarios de los balnearios. "Lo que venimos solicitando es que sean municipalizados", explicó.

Durante la reunión de ayer, fueron analizadas las condiciones en las que podría ser adoptada esta medida. Según se informó desde el gremio, el subsecretario de Gobierno, Fernando Gauna, dijo que ya se está trabajando para analizar el impacto de esta decisión, mientras que la cámara "expresó que acompaña la iniciativa".

Según Nardone, la eventual incorporación de los guardavidas a la planta de personal municipal, no significaría un mayor gasto para la comuna, ya que el salario de los trabajadores seguiría siendo financiado por los concesionarios a través del pago del canon de explotación de sus unidades turísticas.

Los guardavidas involucrados en la discusión son los que se desempeñan en los balnearios con explotación privada ubicados en La Perla, Bristol, Varese, Playa Grande, Punta Mogotes y la zona sur.

Nardone precisó que en muchas de esas playas, en la actualidad, conviven guardavidas que tienen relación de dependencia con el municipio y con los concesionarios, lo que en algunos casos, dificulta el diseño de un plan de seguridad uniforme, que comparta los mismos criterios de acción.

Por otra parte el sindicalista precisó que, entre otras cosas, están siendo analizadas las condiciones en las que, los guardavidas que pasen a ser trabajadores de la comuna, se desvincularían laboralmente de sus actuales empleadores ya que, la antigüedad lograda hasta ahora, es uno de los factores en juego.

El sindicato solicitó una audiencia con el intendente Gustavo Pulti para poder conversar sobre este tema que -según se resolvió ayer- volverá a ser discutido el próximo 13 de noviembre en la sede del Ministerio de Trabajo.

Comentá la nota