Negocian en silencio y voto a voto el nuevo aumento de tasas

Cómo habilitar el quorum para sesionar, es una postura de mínima que ya se escucha en círculos cercanos al gobierno. Muy complicado el apoyo a la iniciativa, la estrategia oficial apunta a la postura de mínima que, algún sector político se siente en las bancas para habilitar la sesión, aunque luego se abstengan. Hasta hoy, siguen los nueve votos seguros, faltan cuatro.
El último día hábil de la semana mantuvo en la agenda pública de la ciudad al proyecto de suba de tasas que impulsa la administración comunal. El contratiempo de tener a la prensa nacional mostrando costados desatendidos de la gestión local, en barriadas pobres, no ayuda para nada.

Tampoco aporta al ánimo de los distintos sectores políticos que esas realidades se verifiquen cuando, además de las 37 cooperativas que financia la nación; la ciudad está destinando el 100% de su recaudación local a sostener una plantilla record de 5.800 empleados; algo nunca visto en materia de empleados públicos.

EL ANTECEDENTE

Luego de muchos años, al cierre de su primer año de mandato, Gutiérrez adecuó sus ideales a una fuerte suba al haber fracasado en el intento de imponer una Reforma Fiscal que hubiera representado un cambio de fondo en la percepción de las imposiciones locales.

Por éstos días, al cierre de su segundo año, la administración vuelve a proponer un fuerte aumento. Copiando la estrategia del año pasado, ningún funcionario ni representante del gobierno ha comparecido ante la prensa para explicar y despejar dudas sobre los alcances de la medida.

COMO ES EL PROYECTO

Durante la semana que concluye, llegó al Deliberante local el proyecto. No se trata de cambios resumidos en una o dos carillas, sino por el contrario es un texto completo, con todas las reglamentaciones en materia fiscal.

Es decir que lo que en un primer momento fue visto como un mero cambio a la alza de alícuotas en algunos rubros, al tomar estado parlamentario, se expresa en un meduloso articulado que necesita ser comparado renglón por renglón con el actualmente en vigencia.

Muy especialmente ante la falta de explicaciones públicas, tanto del Intendente de la ciudad, así como de los funcionarios o concejales que lo defienden.

MOMENTO POLÍTICO

Tal como lo publicó Perspectiva Sur, nueve concejales ya se han expresado como dispuestos a acompañar la medida. Se trata de los dos Gutierristas, Lujan Dubroca y José Migliacchio; la camañista, Cora Otamendi.

Se suman: el voto tránsfuga del Pro, Eduardo Miranda; y los cinco miembros del bloque anibalista, Fernando Rizzi, Horacio Festuca, Nora Cuestas, Diego Terzian y Hilda Burgos.

El matiz de última hora lo expuso un escueto comunicado de éste último grupo político, que con la firma de Angel Garcia, condiciona el apoyo a la aprobación de la norma a algunos retoques en los porcentajes y la modalidad del aumento propuesto.

LOS QUE SE OPONEN

Hay diez ediles que ya adelantaron su oposición. Estos son: Los cuatro integrantes del ARI – Mario Sahagún, Lidia Zárate, Eduardo Sanchez y Raquel Vallejos. Se agrega, José María Salustio del Pro; Tres miembros del bloque villordista, Karina Garcia, Diego Iglesias, y la concejal que acaba de asumir su banca; así como Salvador Caputo y Carlos Posch del peronismo disidente. Diez en total.

EL FOCO DE ATENCION

Quedaba un lote de cinco concejales en un grupo de indecisos. En el correr de la semana, Oli Arguello y Jorge Molina, los ex gutierristas hicieron pública su oposición. Es decir, la negativa al proyecto tiene doce votos. Y restan definir sólo tres.

Oscar Antón y Gustavo Filareti, integrados al gurzismo ya hicieron pública su oposición, aunque se especula con que una gestión de última hora sobre el referente del sector en su carácter de integrante del Kirchnerismo pueda reorientar los acontecimientos. El voto restante es el de Daniel Turquí.

Comentá la nota