Negocian en Buenos Aires por los precios del gas y los despidos

Guillermo Pereyra dijo que durante 15 días se discutirán los valores en boca de pozo. Los gremios volverán a parar si no reincorporan a 250 trabajadores.

El paro de ayer disminuyó la presión en el servicio domiciliario de gas en las ciudades de Cutral Co y Zapala.

Neuquén > El paro petrolero por 24 horas impulsado ayer por los gremios produjo una disminución en la presión del gas suministrado a las ciudades. Mientras que durante toda la jornada, los gobiernos provinciales de Neuquén y Río Negro, las empresas productoras y los sindicatos que representan al sector tuvieron una extensa reunión en la ciudad de Buenos Aires.

Los precios del gas y el petróleo, los despidos y las inversiones en exploración fueron los puntos centrales de la negociación que puntualizó el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén y Río Negro, Guillermo Pereyra.

"No nos podemos ir con las manos vacías. Si no hay una solución, vamos al paro de 48 horas convocado por el sector para la semana entrante", sostuvo el gremialista. El encuentro, según agregó, también involucró a funcionarios del Ministerio de Planificación de la Nación.

La reunión pasó luego a un cuarto intermedio y en el interín Pereyra informó que la negociación avanzó sobre la metodología para optimizar el valor del gas.

"Nos daremos 15 días para trabajar en conjunto, en un programa que mejore los precios en boca de pozo sin afectar a los sectores más vulnerables", previó.

Junto a Pereyra participó el secretario general del sindicato del Personal Jerárquico, Manuel Arévalo. Ninguno de ellos dará el brazo a torcer por la reincorporación de los trabajadores despedidos; aunque las petroleras se resistan.

Hasta ayer por la tarde, Pereyra confirmó que no se había podido avanzar en dirección a establecer un acuerdo sobre esta situación que, según dijo, vulnera la estabilidad laboral de unos 90 trabajadores en Key y otros 160 en las empresas que prestan servicios especiales (Schlumberger, M-I Swaco, Weatherford y Backer).

Además, reiteraron el pedido de que se realicen inversiones en exploración, para lo cual Pereyra advirtió que se necesita mejorar el precio. "El trabajo que sale es para explotación y esto es poner sólo paños fríos a la situación", avizoró.

Los efectos del paro

El paro de actividades, que disminuyó la presión en el servicio domiciliario de gas de Cutral Co y también de Zapala, no llegó a producir un corte.

"Estuvimos siguiendo de cerca la evolución de la presión del caño del gas, no queremos poner en riesgo a los pobladores. Estuvo asegurada la presión a Zapala y Cutral Co. Por ahí hubo un comentario que alarmó a la población pero esas condiciones estuvieron aseguradas. Tuvimos en cuenta un punto de medición del caño que abastece a Zapala, que proviene de un área de Apache. En el caso de Cutral Co el gas llega por líneas externas de TGS, por ahí tenían menos presión pero no se llegó al corte", afirmó el delegado regional del sindicato en Cutral Co, Daniel Anderch.

Además se tomó la decisión de mantener la presión en el gasoducto NEUBA, que abastece a grandes zonas pobladas.

Los trabajadores petroleros dejaron guardias mínimas en cada área. "Tratamos de hacer un paro prolijo, de no causar derrames, ese fue un mensaje para las operadoras porque cuidamos los yacimientos, tenemos que volver a trabajar mañana (por hoy)", dijo el gremialista.

Según Anderch, la suspensión de la reunión prevista entre el gobernador Jorge Sapag y el ministro del Planificación, Julio de Vido, provocó "preocupación" y determinó el inicio de las medidas.

"Si el país quiere puede importar el gas, pero a 6 dólares el de Bolivia y a 9 el de Trinidad y Tobago, por qué no pagan eso por el gas de la Cuenca Neuquina. Necesitamos que haya exploración", mencionó el delegado.

En la asamblea realizada en Neuquén se definió el inicio del plan de lucha que culminó ayer.

"Pero no descartamos nuevas medidas porque cuando comenzamos a parar nos dictaron conciliación obligatoria, una, dos, tres veces. Nosotros las respetamos pero ya estamos cansados, vivimos todos los días con las quejas de los compañeros. Las empresas no respetan las conciliaciones y tenemos despidos todos los días, como los compañeros de Key o de Conevial, que esperan por cobrar la indemnización", describió el sindicalista.

Comentá la nota