Hay negociaciones, pero sigue el corte total en la autopista Illia

Un grupo de habitantes de ese asentamiento negocia con un funcionario de la Ciudad si levantan el piquete. Se mantienen cortados los tres carriles de la autovía.
Habitantes de la villa 31 se instalaron esta mañana sobre la autopista Illia, justo después del peaje de Retiro, y mantienen todos los carriles cerrados al tránsito para reclamar la urbanización del asentamiento.

Mientras el corte de la autovía y los embotellamientos continúan, un grupo de delegados de los vecinos negocia con un funcionario del Gobierno porteño si levantan el piquete.

La protesta comenzó cerca de las 9, en pleno horario pico. En ese momento, cerca de un centenar de habitantes de la villa se instalaron sobre la autopista y sorprendieron a los automovilistas que circulaban por la autovía.

Los vecinos prendieron fuego gomas y comenzaron a exhibir carteles con críticas hacia el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y con reclamos para que se urbanice la villa, ubicada entre la estación de ómnibus de Retiro y la avenida Del Libertador.

Mientras tanto, el tránsito se volvió caótico ya que hubo automovilistas que quedaron atrapados en medio de la autopista y otros que tuvieron que buscar vías alternativas. El resultado era previsible: congestionamientos, demoras y malhumor.

Pasadas las 10, los manifestantes liberaron un carril de cada mano para que puedan pasar los autos. Así, el embotellamiento se "aligeró" un poco. Pero el alivio no duró mucho: cuarenta minutos después, el corte volvió a ser total.

En diálogo con Clarín.com Fabián Rodríguez Simón, del Ministerio de Espacio Público porteño, afirmó que la protesta está relacionada con la demanda que presentó el Gobierno de la Ciudad contra el Gobierno nacional en el fuero Contencioso Administrativo Federal y que derivó en una medida cautelar. "Esto es porque la Ciudad quiere intervenir en la villa", lanzó.

En estos momentos, Federico Angelini, del ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad, se encuentra en la autopista negociando con los vecinos del asentamiento el levantamiento de la protesta.

El funcionario les ofreció a los manifestantes gestionar una reunión con Rodríguez Simón para que le presenten sus demandas, a cambio de que suspendan el piquete. Pero la propuesta, por el momento, no convence a los vecinos, quienes proponen abrir un carril de la autopista para liberar un poco el tránsito.

Comentá la nota