Las negociaciones para evitar protestas sociales

El analista político Rosendo Fraga asegura que "de los 20 movimientos sociales de izquierda opositores, que reclamaron ser incluidos en el llamado plan de empleo -que crea 100.000 puestos de trabajo con un salario de 1200 pesos por mes- con cortes en 14 provincias, la mitad habría acordado con el Gobierno reducir las protestas al ser incluidos".
"El conflicto social ha pasado al primer plano con el caso Kraft y los cortes de ruta y probablemente seguirá así durante los próximos meses", advierte Fraga, quien sostiene que "los intendentes también lograron un rol en la distribución de estos planes".

"Pero el ala más radicalizada del movimiento piquetero, en coordinación con el movimiento universitario dominado por la izquierda y los partidos de esta orientación, parecen dispuestos a seguir ocupando la calle", continúa.

Aunque el analista indica que "a esto se suman situaciones de tensión que se están registrando en varias provincias y municipios por la suspensión de obras, la imposibilidad de conceder aumentos salariales e incluso la demora de pago en algunos casos".

"Si bien son una minoría electoral, en la calle los partidos trotskistas, maoístas y guevaristas adquieren significación", afirma.

Por último, Fraga dice que "Cristina Kirchner comenzó a criticar los cortes y empezó a distribuir 10.000 de los planes anunciados, mientras que el gobernador bonaerense Daniel Scioli impidió el pasado viernes que se reitere el corte de la Panamericana" ante la situación que se está generando.

Comentá la nota