Se negó a declarar uno de los hackers espías del poder

Su abogado dijo que aún no tuvieron acceso al expediente. Además, dio una "trillada" explicación de por qué su cliente decidió volver al país.

El escándalo de los mails pinchados a periodistas, personalidades políticas y figuras del mundo del espectáculo continúa en el terreno legal. Pablo Carpintero, el supuesto "hacker" y ex agente de seguridad que está sospechado por el ílicito se negó hoy a declarar y quedó arrestado, porque la Justicia entendió que podía fugarse nuevamente.

Carpintero había pedido su excarcelación, pero la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado se la denegó porque ya había estado más de 8 meses refugiado en Uruguay sin someterse a la justicia argentina y con un consecuente pedido de captura en su contra.

"Obviamente se negó a declarar. Como había estado alejado de la Justicia, los abogados no tuvimos acceso al expediente y no podíamos en media hora ver 19 cuerpos de investigación con toda la prueba y documentación de la causa", aseguró a la agencia de noticias DyN su abogado, Alejandro Soñis.

Soñis aseguró que su cliente estuvo refugiado en Uruguay porque aquí no tenía las garantías suficientes, pero afirmó que "aunque parezca trillado, su familia y el alejamiento durante tanto tiempo de sus seres queridos lo hizo volver, sabiendo que tenía que enfrentar" el proceso penal.

Comentá la nota