"No necesito el apoyo de la presidenta Cristina Kirchner, no acepto que se involucren"

"Hemos vivido una historia traumática en Chile, pero los avances que conseguimos en los últimos años fueron porque supimos sumarnos y construir en la diversidad para reconquistar la democracia. Muchos auguraban que la Concertación iba a durar sólo para el plebiscito de 1988 y, cada vez que hemos tenido elecciones, se apostó a su final. Para aquellos que nos vaticinaban la muerte presunta, la Concertación sigue rumbo a 2010, acá estamos, vivitos y coleando", proclamó ayer el senador Eduardo Frei, candidato a presidente por la alianza oficialista de Chile en una entrevista con PERFIL. En diciembre, la Concertación pone en juego su continuidad en La Moneda y su propia historia como sociedad política que mantuvo el poder durante las últimas dos décadas.
—¿Por qué la importancia de este viaje para recibir el apoyo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner?

—Yo no necesito el apoyo de la Presidenta. No acepto que otros se involucren en la política de mi país. Si vine a Argentina es porque hay una red de acuerdos de todo tipo que se han consolidado en estos años y el compromiso es ratificar esos vínculos que nos unen.

A diferencia de Frei, Cristina cosechó elogios de Michelle Bachelet en respaldo a su candidatura en plena campaña a la Casa Rosada durante 2007.

Frei, segundo presidente de la democracia chilena entre 1994 y 2000, llegó a la Argentina para entrevistarse con la jefa de Estado y disertar en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) sobre los lazos económicos a ambos lados de la frontera. "Es preciso que avancemos en acuerdos energéticos regionales que hagan nuestra integración viable. Y, con Argentina, el gran desafío es construir un túnel ferroviario que conecte nuestras economías", detalló.

En baja. Los últimos sondeos ubican a Frei en segundo lugar con un 23%, detrás del opositor Sebastián Piñera (37%) y por delante del fenómeno electoral Marco Enríquez-Ominami (19%), diputado socialista que se lanzó por un carril independiente. "El proyecto de la derecha chilena es un modelo que fracasó en el mundo. Mercado desregulado, competencia salvaje y especulación, todo lo que representa la derecha en nuestro país, colapsó en el mundo. Necesitamos un Estado presente", comentó Frei.

A 26 años del golpe de Estado a Salvador Allende, el ex presidente chileno rechazó la conmutación de pena a los responsables de la dictadura: "Los militares ya no tienen influencia en la política", profesó el senador. Y, antes de partir, rememoró al ex general chileno Carlos Prats en una visita privada a la placa que recuerda su asesinato en Buenos Aires por la articulación del Plan Condor.

Comentá la nota