"Necesitamos que al gobernador Sapag le vaya bien"

El presidente de la Convención del MPN, Federico Brollo, sostuvo en una charla con periodistas de este diario, que el acto que se organiza hacer en el Ruca Che tiene el propósito de fortalecer al MPN para dar un mejor soporte al gobierno provincial. Dijo que actualmente hay mucha distancia entre el partido y la gestión del gobierno, y que no ha sido, la de estos dos años, una buena experiencia en ese sentido.
Federico Brollo fue hasta 2007 vicegobernador de Jorge Sobisch, y desde entonces también presidente de la Convención del MPN. Inmerso junto a la línea sobischista en un fuerte operativo político para organizar el acto que se prevé hacer en el Ruca Che, no dudó en afirmar que el contenido de esa manifestación partidaria será el de fortalecer el partido para que sea un mejor sostén del gobierno de Jorge Sapag. "Necesitamos que al gobernador le vaya bien", dijo, porque "si al gobierno no le va bien, al MPN tampoco le irá bien".

Lo que sigue es parte de la charla que Brollo mantuvo con periodistas de este diario en el programa Sin Pelos, por FM Récord.

¿Cuál es su actualidad política, qué es lo que está haciendo?

Tratar de conducir este último tramo como presidente de la Convención del MPN a las próximas elecciones (internas para autoridades partidarias). Hemos prorrogado los plazos, la Justicia electoral provincial lo rechazó, hemos recurrido a la Cámara nacional. Seguramente la Cámara cuando lo resuelva nos dará el plazo que habíamos solicitado. Calculo que antes de la mitad del año que viene estaremos resolviendo este tema.

Esto de que las ideologías se han terminado no es así, es necesario que la gente sepa en dónde está poniendo sus expectativas, qué piensan los partidos sobre los grandes temas, es halagüeño que esta preocupación aparezca también en el justicialismo, en el radicalismo, y creo que a partir de allí se podrá encarar eventuales alianzas, desde la identidad de cada partido.

Hablando de partidos…¿cómo está, o como ve usted, la relación entre el MPN como partido, y el gobierno del MPN?

La veo con preocupación. El partido ha sido sometido siempre a críticas, necesarias, a veces duras, a veces excesivamente sesgadas a lo político. Es innegable que el MPN está unido a la historia institucional de la provincia. Hasta ahora ha habido en la historia dos grandes conductores: Felipe Sapag y Jorge Sobisch, que han construido poder. Lo de (Pedro) Salvatori fue una administración de poder delegado, y esta (la actual) es también una administración, creo que sin construcción de poder. Si a esto le agregamos que hay una escisión, una distancia entre el partido y el gobierno, una separación muy grande, vemos que se produce un debilitamiento del partido, y que el gobierno no ha tenido los beneficios de un partido acompañando con decisión. En definitiva, ha sido una experiencia que no ha sido buena. Necesariamente tiene que haber una mayor relación entre el gobierno y el partido que lo ha llevado al gobierno. No ha sido buena esta no conjunción de esfuerzos entre el partido y el gobierno.

¿Cómo ubica esta caracterización dentro del contexto provincial y nacional?

Esta película no me la imaginaba de otra manera. Si bien hay problemas mundiales, consecuencias de la crisis que no se podían pronosticar, habíamos planteado desde la interna del MPN la imposibilidad de acordar mucho con el gobierno nacional, y creemos que se están dando las cosas con esta visión. El tema federal está cada vez más comprometido. Hay que escucharlo a (el gobernador de Chubut) Das Neves, el nivel crítico por el no federalismo, un hombre que fue del riñón kirchnerista. No hay distribución de los recursos, por lo tanto no hay federalismo. Neuquén tiene una posibilidad quizá mayor que otras provincias, por sus recursos de regalías, que aunque disminuidos permiten que la provincia siga viviendo, con una cierta posibilidad de levantar su voz, de ponerse al frente de un reclamo de las provincias, porque tenemos soberanía política, o al menos tenemos la posibilidad de soberanía, pero lo cierto es que estamos como otras provincias, esperando a ver qué nos toca. Lo veo con preocupación, escasamente las provincias reciben el 24 por ciento de los recursos nacionales.

Volviendo a lo partidario, sabemos que han recibido en la Convención iniciativas de reforma para la carta orgánica partidaria…

Sí. Hay diversas inquietudes sobre esta cuestión. Se habla por ejemplo de incorporar el sistema D’Hont en las internas. Hay que ver si es posible, y si resulta en mejorar o no lo que se hace actualmente. Hay un tema importante que es cómo integrar las minorías. Cuando se encolumnan al final de la boleta, dejan de trabajar porque no tienen posibilidades. Si en la última elección (se refiere a la de concejales en la capital neuquina) se hubiera intercalado, quién sabe qué hubiera pasado. La historia que venimos arrastrando es que quienes pierden, votan alguna otra opción o directamente fundan un partido vecinal…ya nos ha pasado.

Están preparando el acto en el Ruca Che ¿qué significado le asigna, a priori?

El acto fue imaginado por Jorge Sobisch como una forma de fortalecer al MPN, de dar un soporte al gobierno del MPN, porque tenemos muy claro que si al gobierno no le va bien, al partido no le irá bien. Necesitamos que al gobernador (Jorge Sapag) le vaya bien. Vimos necesario que el partido mostrara una actitud más firme y decidida de acompañar al gobierno. También, de ponernos en medio de la escena política, plantados como una opción seria de cara al futuro, con una identidad que tenemos que defender, y con propuestas que tenemos para realizar. Frente a tantas calificaciones y descalificaciones, el partido tiene la convicción de continuar siendo una opción para la gente, una opción importante en la provincia.

Comentá la nota