"Necesitamos ganarle a Venezuela como sea"

"Necesitamos ganarle a Venezuela como sea"
Pablo Prigioni, ejemplo de compromiso con la selección, acepta que el equipo "está peor que en el Preolímpico de Las Vegas"; por eso considera clave el partido de hoy.
Dijo Manu Ginóbili hace unos días durante su visita a LA NACION: "La selección ya no es tan sagrada como antes", refiriéndose a las inasistencias y falta de compromiso de algunos jugadores que se negaron a integrar distintos procesos. Los nombres de los involucrados prefirió reservárselos. Pueden ser varios, sin duda. Pero, por suerte, del otro lado, en el bando opositor, hay muchos y son mayoría. El líder es Luis Scola, que siempre y bajo cualquier circunstancia, dice presente. Ahora, su lugarteniente es Pablo Prigioni, quien, pese a no tener contrato firmado con Real Madrid, decidió venir a Puerto Rico para apoyar a un plantel disminuido y en dificultades que hoy dará el primer paso en el Premundial, frente a Venezuela. A ese tipo de valientes determinaciones, que son ejemplares, hay que decirle, como mínimo, "gracias por estar".

-No, no es para eso. Siempre quise venir, pero las cosas en España se me habían complicado muchísimo y estuve a punto de decir que no, pero cuando me enteré de la lesión de Figueroa (base titular hasta ese momento), sentí la necesidad de estar. Podía venir cualquier otro, pero sabía que conociendo al grupo y al técnico el que más rápido se podía adaptar era yo.

-¿Con qué filosofía tomaste tanta incertidumbre y contramarchas que hubo sobre tu pase a Real?

-Y... Fue un momento difícil. Casi dos meses muy complicados. Y si bien yo lo pude controlar y tomar con tranquilidad, el problema era mi familia. Especialmente mi señora, que no sabía qué hacer con el colegio de los chicos, los médicos, la casa, la mudanza. Hubo mucha ansiedad.

-Y terminaste firmando el contrato en Puerto Rico.

-Sí, lo recibí por e-mail, lo escaneé y lo reenvié. Lo que pasa es que yo quería estar al menos una semana trabajando con el grupo y aquello no se resolvía.

-¿Esto tiene que ver con compromiso, patriotismo, ganas de ayudar, apoyo a Scola? ¿Qué es?

-Un poco de todo. Uno siente que pertenece a esto y siente ganas de ayudar cuando hay problemas. Es un compromiso, claro. También es el deseo de jugar en la selección, de compartir lindos momentos con el grupo y de saber que no me quedan muchos años para hacer esto.

-¿Real y Caja Laboral (ex Tau) no se opusieron a tu decisión de venir?

-Simplemente se los anuncié. Baskonia no puso problemas, pero en Real al principio hubo un poco de resquemor, aunque al final dieron el visto bueno. Así que me vine tranquilo.

-¿Cómo estás de la fascitis plantar?

-Estuve dos meses sin hacer nada y me vino muy bien. No siento molestias ahora y espero que no me traiga problemas durante el torneo.

-¿En qué nivel atlético estás?

-Te diría que entre 5 y 6 puntos. La idea es ir subiendo durante el torneo, aunque igual nunca voy a ponerme a la altura de los demás porque es imposible descontar el mes que me llevan de ventaja. Me gustaría llegar al final del Premundial en 8 puntos.

-Imagino que habrás hablado mucho con Juan Cantero, que tendrá que sustituirte y darte minutos de descanso.

-Hablé mucho con todos y con Sergio (Hernández). Lo importante es que yo me ponga en sintonía.

-¿Cómo encontraste al equipo después de tantas derrotas?

-Noté mucha preocupación. Venían de buenas actuaciones en la Argentina, pero acá llegaron con problemas por la lesión de Figueroa, los inconvenientes de visa de Cantero y a eso se sumó una mayor oposición de los rivales. La verdad es que no competimos, salvo un rato con Brasil y con Canadá. Estaban sin espíritu, sin ese sello característico de la selección. Pero estos días sin jugar y con muchos entrenamientos nos vinieron muy bien. Ahora lo que se necesita es ganar. Por sobre todo necesitamos ganarle a Venezuela como sea.

-¿Cómo ves el torneo?

-Difícil, con un nivel alto y nosotros estamos peor que en el Preolímpico de Las Vegas. No tenemos a Carlos (Delfino), un referente y jugador clave, y yo no estoy en plenitud; además los rivales se potenciaron. Brasil está muy fuerte y viene trabajando bien. Dominicana trae a varios NBA; Puerto Rico será difícil por tratarse del local y hasta México o Venezuela te pueden ganar si tenemos una mala noche.

-¿Qué opinás de lo que dijo Manu sobre que la selección ya no es tan sagrada como antes?

-Lo leí. Es una opinión respetable. No sé por quiénes lo dijo, pero viniendo de él se sabe que es algo pensado y analizado. Manu actúa así, no es de dejarse llevar por calenturas. Puede ser que algunos jugadores no hayan querido ir a la selección, pero es muy difícil juzgarlos.

-¿Pensás que con tu decisión diste un ejemplo?

-No sé. Yo actúo como Pablo Prigioni. Mi deseo y compromiso de estar es altísimo. Si les sirve de ejemplo a otros, fantástico, bienvenido sea.

32,6 minutos por partido tuvo Prigioni con la selección en Pekín 2008; fue el argentino que más jugó, superando a Scola (31,2) y a Nocioni (28,7).

4,6 asistencias por partido dio Prigioni en Pekín; fue el 3er mejor pasador del certamen; además, terminó con promedios de 7,1 puntos y 2,8 rebotes.

La primera etapa se divide en dos grupos, donde jugarán todos contra todos. Los 4 mejores de cada grupo pasarán a la siguiente serie arrastrando los puntos obtenidos. Cada equipo que integró el Grupo A se medirá con los 4 del B y viceversa. Se establecerá una sola tabla de posiciones y los 4 mejores disputarán las semifinales y ganarán el pasaje al próximo Mundial. EE.UU. ya está clasificado.

Comentá la nota