“Necesitamos una alternativa republicana, pero en listas separadas”

“Necesitamos una alternativa republicana, pero en listas separadas”
El senador mendocino cuestionó con dureza al oficialismo y, aunque abogó por una construcción opositora, rechazó la idea de una lista única anti-K. No quiere acordar con PRO
El jefe de los senadores radicales, Ernesto Sanz, vaticinó un 2009 malo para el oficialismo en materia electoral, aunque evitó hablar de poskirchnerismo. También, marcó la necesidad de armar una “oposición inteligente” para enfrentar al Gobierno, pero puso límites a la conformación de un espacio común con el macrismo. En ese sentido, propuso, en diálogo con El Cronista, un acuerdo de las fuerzas opositoras “a partir de un compromiso de votar tres o cuatro leyes fundamentales”, como quitarle los “superpoderes” al kirchnerismo, pero “con listas separadas”.

–¿Cuál es su balance de 2008?

–Para el país fue un año malo, con un resultado final negativo, después de un proceso positivo económico. El capricho del Gobierno en el conflicto con el campo fue una bisagra. A partir de allí fue todo negativo. El Gobierno desaprovechó el contexto internacional a favor del primer semestre, que luego se transformó en negativo. Sumado a lo internacional, el cambio de rumbo, luego del conflicto, fue de la peor manera. Eso se reflejó claramente en que la popularidad de la presidenta (Cristina Fernández) ha tenido una caída estrepitosa. No se advierte que el año que viene vaya cambiar. El Gobierno está encerrado en su propia lógica de confrontación.

–Si tuviera que marcar un hecho de importancia, ¿cuál elige?

–Con el conflicto del campo, la gente conoció la verdadera cara del Gobierno: la intolerancia y el absolutismo. Y la cara oculta del gobierno también se empezó a conocer con el debate de la 125 y la denuncia penal de (Elisa) Carrió por asociación ilícita contra (Néstor) Kirchner. Fueron hechos importantes.

–¿Tiene asidero esa denuncia?

–No solamente tiene asidero, la propia gente del oficialismo lo dice en voz baja, aunque no son capaces de decirlo en voz alta. No los ultra-kirchneristas. –Duhalde habló del pos kirchnerismo ¿coincide?

–No sé si poskirchnerista. Pero sí en que al oficialismo le va a ir muy mal en las próximas elecciones. También va a depender del comportamiento de una oposición inteligente en buscar alternativas comunes. Si el Gobierno ganó las elecciones por un 60%, no creo que supere el 30% en 2009. El 70% de los argentinos va a votar en contra del Gobierno. Eso va a ser muy bueno en términos de recuperar el equilibrio parlamentario.

–¿Piensa que después del debate por las retenciones no se logró equilibrio en el Parlamento?

–Salvo con el debate de la 125, las demás leyes salieron con el aval numérico cuantitativo del oficialismo. Se aprobaron leyes horribles como la de blanqueo o moratoria, como la de AFJP, la movilidad previsional, con el auxilio de la mayoría abrumadora del oficialismo.

–¿Pero la mayoría kirchnerista no se resintió?

–No. Yo creí que iba a pasar, pero Néstor Kirchner, quien maneja todo, se dio cuenta de que no tenía que darle mucho tiempo de debate al Congreso para que la sociedad no se involucrara. Por eso las leyes se trataron en plazos muy cortos y no se cambió ni una letra.

–¿Cómo imagina el 2009?

–Será un año en el que el Congreso estará dormido, por decisión del Gobierno y la ayuda de su mayoría parlamentaria.

–Carrió habló de sectores muy valiosos del PRO, aunque descartó un acuerdo con Macri, ¿cómo le cayó esa definición?

–El 2009 será un año especial donde no tenemos la obligación de elegir candidatos a presidente, opción que divide. Los opositores debemos tener una suerte de oferta equilibrada para el Parlamento, a partir de un compromiso de votar tres o cuatro leyes fundamentales. Se debe desarmar una estructura básica del kirchnerismo que son los superpoderes. También votar una reforma del Consejo de la Magistratura y una nueva ley de coparticipación federal. Aunque con listas separadas. La idea es de una suerte de frente por la república que se contraponga al Frente Para la Victoria. Una propuesta republicana.

–Suena a PRO eso de Propuesta Republicana.

–Bueno, cámbiele el nombre. Una alternativa republicana.

–¿Pero Carrió aparece más cercana del PRO?

–Lilita elogio individualmente a algunas personas del PRO, que yo también elogio. Federico Pinedo, Gabriela Michetti, Paula Bertol, Esteban Bullrich, Eugenio Burzaco me aparecen bellísimas personas, que se han jugado en el parlamento. Pero eso no significa armar una coalición con el PRO.

Comentá la nota