La necesidad de ahorrar en el Estado produce fricciones hasta en el Ejecutivo

La necesidad de ahorrar en gastos superfluos muestra diversas posturas y hasta fricciones en el seno del Ejecutivo.
Por un lado, el ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, tiene listo el borrador de un programa de ahorro que incluye recortes hasta en las misiones de Celso Jaque al exterior; y por otro, el propio gobernador, que defiende los gastos superfluos del vice Cristian Racconto en la Legislatura.

Las diferencias producen fricciones en el círculo íntimo de Jaque y hasta han enfrentado de tal manera al titular de Hacienda con otros ministros, que en las últimas reuniones de Gabinete, Cerroni no pone sobre la mesa la necesidad de ahorrar, porque los jefes de cada área se molestan. Pero fuera de las diferencias, lo cierto es que el ministro trabaja sobre un borrador que prevé un recorte que afectará primero la compra de bienes de capital y los gastos prescindibles, como cortesía, movilidad, homenajes, viáticos y viajes o misiones al exterior, entre otras cosas. Además pedirá a los referentes de cada área un ahorro en servicios como luz, gas y teléfono.

Cerroni tiene el borrador listo y dice que sólo le ha presentado apartados sueltos al gobernador. Pero entre hoy y el lunes, el propio Celso Jaque conocerá los detalles. Lo cierto es que algunas de las medidas se vienen practicando desde hace algunos días, pero no en todos los ministerios. Así, el gobernador decidió no asistir a una misión en Washington, para la cual había comprometido su presencia a fines de abril. Además evalúa no participar de un viaje a Francia, al cual fue especialmente invitado por la titular de la Agencia Nacional de Inversiones, Beatriz Nofal.

También se han recortado los viajes de equipos de área. Cerroni le va a proponer al gobernador que cuando cada área mande una comisión, se recorte el número de gente que viaja.

Pero mientras Hacienda se enfrenta a los titulares de las demás áreas, el propio gobernador sabe que hay que ahorrar para que la Provincia no muestre signos de déficit antes de fin de año. Sin embargo, el miércoles y al tiempo que participaba por primera vez en un acto de campaña, defendió los gastos del vice Cristian Racconto, quien está siendo cuestionado hasta por sus laderos de la Legislatura.

"El Poder Legislativo es un poder independiente", respondió cuando se le preguntó sobre gastos superfluos como la edición de un libro de 20 mil pesos y las innumerables plantas que decoran la Casa de Las Leyes. "Es saludable que se evalúe lo que gastan los legisladores. No tratemos de descubrir ahora América. Algunos hablan pero tienen amnesia, porque no se pueden sacar la camisa para que no les miren la espalda", soltó Jaque minutos después de haber cargado fuertemente contra los legisladores opositores porque no le aprueban las leyes que envía, lo que provocó la reacción de legisladores de todas las bancadas.

Con respecto a las críticas que apuntan a Racconto señaló también que él recuerda libros de otras gestiones, "en colores, con fotos muy grandes", aunque no precisó cuáles. "Pero, además, nos dicen que tenemos que informar todo lo que se hace en el Gobierno, entonces no se entiende bien (la crítica al libro)", señaló el miércoles mientras caminaba Maipú junto al intendente y candidato Adolfo Bermejo.

Pero la detección de gastos superfluos o evitables por parte de los representantes del pueblo tiene diferente valor y respuesta según el país en que se conoce. 

En este sentido en los últimos días se supo de la dimisión del presidente de la Cámara de los Comunes (baja) británica, Michael Martin, quien renunció al cargo en medio del escándalo que se desató por el abuso que hicieron algunos legisladores de los "gastos personales" que cobran del Estado durante sus mandatos.

El funcionario había pedido disculpas a la población, pero, de todas maneras, presentó su dimisión que se hará efectiva a partir del 21 de junio. Así se convertirá en el primer "speaker", como se conoce al presidente de los Comunes, que renuncia al cargo en más de 300 años; el último que fue desplazado del cargo fue John Trevor, acusado de aceptar un soborno en 1695.

Lo cierto es que, a pesar de las diferencias de posturas, el ahorro será forzoso para todos o para nadie. Pero sea cual fuere la respuesta, las cuentas de la Provincia están mal, de ahí los recaudos de Cerroni, y habrá que ver quiénes se suman al recorte previsto para unos días antes de elecciones legislativas, que servirán para medir los resultados de la gestión, entre otras cosas.

Comentá la nota