Navieras anunciaron que dejarán de operar con portacontenedores

El puerto local podría quedarse sin servicio de portacontenedores luego de que Maersk y Hamburgsud anunciaran la suspensión de su escala en Mar del Plata.

Las empresas navieras de transporte de contenedores que recalan en Mar del Plata anunciaron su decisión de excluir de su ruta la escala que venían haciendo en el puerto local, alegando que con motivo de las "restricciones" en el calado no les resulta rentable seguir operando en la ciudad.

La noticia provocó la inmediata reacción de las autoridades locales, cámaras y empresas, que iniciaron gestiones para evitar que se ponga en práctica.

Ayer el intendente Gustavo Pulti tomó cartas en el asunto y le planteó su preocupación al gobernador Daniel Scioli y mantuvo permanentes contactos con el Gobierno nacional, solicitando su intervención.

Esta medida se dio a conocer en las últimas horas mediante una nota que el departamento comercial de la empresa Maersk distribuyó entre sus clientes de toda la Argentina.

Allí la compañía comunicó que junto a la otra empresa naviera, Hamburgsud, resolvió reestructurar los servicios que presta en los puertos argentinos, modificando las frecuencias de sus escalas en localidades como Ushuaia, Puerto Deseado, Puerto Madryn o Bahía Blanca, donde sí seguirán operando.

A renglón seguido, la nota señala que "con respecto a Mar del Plata, debido a las restricciones de calado que son de público conocimiento, nos vemos imposibilitados a seguir ofreciendo un servicio regular".

Ante esta información ayer mismo el intendente Gustavo Pulti inició gestiones ante el gobernador Daniel Scioli y altas autoridades nacionales para tratar de revertir una decisión que, de concretarse, anularía la posibilidad de que se siga despachando mercadería al exterior desde Mar del Plata.

Según el comunicado distribuido en las últimas horas por Maersk, las condiciones en las que se encuentra el puerto local obliga a las empresas a llenar apenas el 35% de la capacidad de sus buques para no tener inconvenientes en las maniobras de egreso.

"Dicho problema produjo que económicamente las escalas en Mar del Plata de los últimos 24 meses fueran totalmente deficitarias. Por lo expuesto la escala quedará suspendida hasta que no haya una mejora sustancial en la condición del puerto que nos permita operar con total normalidad", se señaló en la nota.

El anuncio realizado por la compañía tomó por sorpresa a sus clientes -mayoritariamente del sector pesquero- y hasta a las autoridades del puerto local, las que formalmente hasta ayer no habían sido anoticiadas de la medida.

Dudas sobre los motivos

Según le explicó a LA CAPITAL el presidente del Consorcio de Administración, Eduardo Pezzati, ni Maersk ni Hamburgsud le hicieron saber oficialmente al organismo su decisión de suspender su escala en la ciudad.

No obstante, ante la enorme inquietud de las empresas pesqueras y de otros rubros que ven peligrar la continuidad de sus exportaciones, Pezzati convocó a una reunión de directorio de la que también participó el secretario de la Producción de la comuna, Horacio Tettamanti, para analizar la situación. Pezzati reconoció que allí se coincidió en que la medida anunciada "es grave" debido a que pone en riesgo la posibilidad de que el puerto marplatense siga siendo una puerta para las importaciones y exportaciones locales y regionales. Asimismo relativizó los argumentos utilizados por las navieras para fundamentar su decisión.

"Hacen referencia a que no tienen suficiente profundidad en un momento en el que la draga está trabajando y ha logrado mejoras en el canal de acceso llevándolo a 8 pies ", explicó el funcionario, afirmando que este dato está avalado por recientes estudios realizados en el lugar e informes de la Prefectura.

"Lamentamos que se pretenda tomar una medida como ésta en un momento en el que ellos saben que nos estamos esforzando mucho para devolverle al puerto las mejores condiciones operativas", señaló.

Para Pezzati las verdaderas razones por las que Maersk y Hamburgsud tomaron la imprevista resolución se vinculan más bien a "los efectos de la crisis internacional" que perjudicaron notablemente su actividad a nivel mundial.

"La decisión de no ingresar más a Mar del Plata ni siquiera se adoptó desde la Argentina, sino que se resolvió desde la casa central de la compañía en Alemania", subrayó.

Por su parte el secretario de la Producción, Horacio Tettamanti no dudó ayer en considerar como "una excusa" por parte de las navieras alegar que dejarán de ingresar a la ciudad por la escasa profundidad del puerto. En declaraciones radiales el funcionario explicó que "las grandes líneas" navieras se "están cartelizando a nivel internacional y están intentando desprenderse de aquellas ramas que no tienen tanta rentabilidad, como es el caso de Mar del Plata".

La posible suspensión del servicio puso también en alerta a una gran cantidad de trabajadores y empresas de servicios como de estiba, remolques y transporte que funcionan dentro del puerto que se verían directamente perjudicadas por la medida.

En el comunicado difundido en las últimas horas por las navieras, se precisó que las empresas marplatenses que requieran de sus servicios dispondrían de un servicio de transporte terrestre para enviar sus cargas hasta Capital Federal.

Si se tiene en cuenta que cada uno de los buques que recalan en la ciudad zarpan con aproximadamente 100 contenedores a la semana, la nueva modalidad obligaría a crear una compleja logística utilizando al menos unos mil camiones por mes para llevar la mercadería hasta el puerto de Buenos Aires a través de la autovía 2.

Problemas de logística

La eventual suspensión del servicio de portacontenedores obligaría a las empresas exportadoras a poner en práctica una compleja y costosísima logística para enviar hacia otros puertos su mercadería vía terrestre. En el caso de tener que comenzar a llevar los contenedores desde Mar del Plata hasta Buenos Aires se requeriría aproximadamente del servicio de 10 mil camiones al año que tendrían que recorrer la Autovía 2. Según datos del consorcio de administración del puerto local, desde la ciudad se exportan anualmente unas 140 mil toneladas de productos pesqueros, que constituyen más del 90% de la mercadería que se despacha directamente desde la ciudad. El envío de estos productos al exterior exige el servicio de unas 90 embarcaciones por año, en torno a cuya actividad, se desarrolló una importante industria conformada por empresas y servicios de estiba, remolque, practicaje, anclaje, agencias marítimas, refrigeración y transporte, entre otros.

Comentá la nota