Naufraga la conciliación

La conciliación obligatoria entre el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales y la Municipalidad de la Capital quedó estancada ayer y amenaza con naufragar definitivamente, sin que exista una contrapropuesta desde el municipio para ofrecer un incremento salarial distinto al del 11% otorgado desde septiembre y que mantuvo al gremio bajo protesta por alrededor de 45 días.
A raíz del estancamiento en la negociación, el SOEM anunció que solicitará una audiencia con el intendente de la Capital, Ricardo Guzmán, para plantear nuevamente sus pretensiones.

No sólo desde el gremio se mostraron ayer desilusionados con la marcha de la conciliación. También el director de Inspección Laboral, Eduardo Tapia, admitió que la segunda audiencia "no fue muy satisfactoria".

"Aunque en la primera de las audiencias se estableció la posibilidad de dialogar entre el municipio y el SOEM para que se analicen los números en forma conjunta y se pueda determinar en forma concreta la viabilidad o inviabilidad de un incremento superior al 11%, las autoridades del municipio manifiestan la imposibilidad, en lo que resta del año, de realizar un aumento que esté por encima de lo ya otorgado", comentó Tapia a Radio Ancasti.

Daniel Barrionuevo, del SOEM, dijo a EL ANCASTI que la evaluación del encuentro "es bastante negativa" y que "hasta el momento se puede hablar de un fracaso de la conciliación, porque no se planteó ni una alternativa, ni una contrapropuesta".

Entre la primera audiencia y la de ayer, representantes del gremio y de la comuna se reunieron en una ocasión para analizar nuevamente los números. Pero cada parte se mantuvo en su postura: desde el Ejecutivo dicen que, presupuestariamente, no pueden superar el 11% ya otorgado. Desde el gremio insisten con el 22,5%, aunque admiten que si existiera alguna contraoferta de montos menores la analizarían.

Comentá la nota