Natascha Kampusch: "La libertad no es fácil"

Pasó ocho años en cautiverio en el sótano de su secuestrador. Austria se conmocionó cuando el caso salió a la luz en 2006. Ahora enfrenta sus traumas.
"Me dan ataques de miedo, me convertí en un cangrejo ermitaño", confesó la joven Natascha Kampusch. Casi tres años pasaron desde aquel 23 de agosto de 2006 cuando la austríaca secuestrada en 1998 reunió valor suficiente para escapar de su raptor, y pedir ayuda.

Las secuelas de haber estado encerrada ocho años en un escondite subterráneo en Austria, desde los diez años hasta su liberación, se traslucen en su manifiesta incapacidad de tener amigos. Ese aislamiento puede que sea un reflejo de su necesidad de independencia, de su determinación de tomar sus propias decisiones, aunque todos quisieron indicarle qué hacer desde su huida. "Constantemente me tengo que defender porque soy como soy", explicó la joven de 21 años.

La imagen de su secuestrador, Wolfgang Priklopil, quien se suicidó arrojándose a las vías del tren en las afuera de Viena, permanece latente en la mente de Natascha. Hoy, la joven alterna el tratamiento psicológico para superar los traumas de su cautiverio, con las clases particulares para terminar sus estudios secundarios. Su deseo es convertirse en periodista.

Natascha se muestra muy diferente de aquella adolescente pálida y delgada que se presentó un mediodía frente a la estación de policía austríaca declarando "soy Natascha Kampusch". La joven había llegado allí tras un infructuoso intento con una mujer de 71 años que no había entendido lo que sucedía y que, según la muchacha, parecía más "preocupada en que yo no le pisara el pasto" que en su relato.

Su primera aparición pública en la cadena ORF que rompió record de audiencia en su país, las siguientes apariciones mediales y su propia página Web muestran la otra cara de la muchacha rubia de ojos celestes que desmintió haber sufrido del Síndrome de Estocolmo y que definió a su secuestrador como un "criminal".

EL CASO, DÍA A DÍA.

2 de marzo de 1998- Desaparece a los diez años de edad cuando se dirigía por la mañana a la escuela. Una compañera declara haber visto cómo un hombre la abordó y la metió en una camioneta blanca.

Abril de 1998- El supuesto secuestrador es interrogado por la policía, debido a que poseía una camioneta blanca, sin que los agentes descubran ningún indicio de su culpabilidad.

2001- Martin Wabl, detective y candidato a presidente de Austria, sugiere una posible implicación de la madre de Natascha en su desaparición, pero no se hallan pruebas.

Junio de 2003- Wabl asegura estar convencido de saber donde está Natascha y ordena hacer excavaciones en un estanque de la Baja Austria, donde cree que está el cuerpo de la niña.

23 de agosto de 2006- Natascha Kampusch, tras más de ocho años de cautiverio, consigue escaparse de su secuestrador en la localidad de Strasshof, al norte de Viena, y ser recogida por la policía.

3 agosto de 2009- Ludwig Adamovich, distinguido abogado y responsable de la comisión especial que investigó el caso, afirma que Priklopil no pudo ser el único responsable del secuestro y solicitó la reapertura del caso. Adamovich asegura que hay toda una red de pederastas involucrada.

Comentá la nota