De Narváez Unión Pro): "Si no hay fraude, ganamos".

Francisco de Narváez se muestra relajado y optimista, pero una preocupación lo desvela: un eventual fraude en Buenos Aires. El rival que le pelea voto a voto a Néstor Kirchner asevera que los sondeos marcan una leve tendencia a su favor, por lo que el "último recurso" que tendría el Gobierno sería "falsear la voluntad popular".
El primer candidato a diputado nacional de Unión Pro ya considera un triunfo esta paridad y por eso anticipa los planes de su espacio hacia 2011: afirmó, en diálogo con LA NACION, que Mauricio Macri, líder de Pro, tendrá las puertas abiertas para ser candidato a presidente, confirmó que él sólo buscará la gobernación bonaerense y que impulsará a Felipe Solá para presidir la Cámara de Diputados.

-¿Teme un eventual fraude en las elecciones?

-Nuestros números marcan una ventaja de dos puntos y medio, y creemos que esto disparó en el kirchnerismo una fuerte agresividad. El domingo será una elección complicada, pero estamos convencidos de que si contamos los votos, la elección la ganamos. Lo que le queda al kirchnerismo por delante es falsear la voluntad popular. Es el último recurso del perdedor.

-Si Kirchner ganara por un punto, ¿cómo lo interpretaría?

-El kirchnerismo ya perdió la elección, pues no tendrá mayoría en el Congreso y se restablecerá el equilibrio. La pregunta es: ¿si Kirchner gana, el modelo está convalidado? Creo que no. Habrá más de un 65% de los bonaerenses que le dice que no. Si pierde, tememos que radicalice sus actitudes, con una economía mucho más dirigida a su antojo. Con una agravante, que el gasto público subió el 36% y la recaudación está en baja. Eso lleva a decisiones de ajuste fiscal.

-¿Usted lo instrumentaría?

-Sin duda, hay que aumentar la recaudación y disminuir el gasto público, ordenándolo.

-Kirchner le responde que el gasto público genera empleo...

-Mi respuesta es que gasto público no es condicionar a los gobernadores e intendentes con la obra pública. Gasto público significa un programa de largo plazo con una financiación acorde. Hoy no tenemos acceso a los mercados de crédito voluntarios; todo tiene que venir de la recaudación.

-¿Recomendaría al Gobierno retornar al FMI?

-La Argentina tiene que volver lo antes posible al Club de París y a los organismos internacionales de crédito. Pero primero hay que reordenar el Indec.

-¿En cuánto cree que lo perjudica el debate sobre el papel del Estado en la economía?

-No creo que me haya perjudicado. Sí que pudo haber sido a destiempo. Pero aclaro dos cosas: primero, los contratos existentes se deben cumplir. Segundo, la Argentina tiene recursos estratégicos que deben ser administrados por el Estado, aunque las empresas pueden estar parcialmente en manos privadas, con capital nacional.

-Pero esta discusión genera ruidos dentro de su partido.

-Debemos acostumbrarnos a que los dirigentes políticos podemos tener posiciones diferentes. Sucedió entre Hillary Clinton y Barack Obama en Estados Unidos.

-Usted aclaró que no pactaría con Kirchner, pero ¿qué garantiza que no acordará con los intendentes más cuestionados con tal de ser gobernador?

-La gente le ha dicho no a una forma de hacer política. Yo aspiro a 2011 con una construcción política en la que haya una renovación profunda en las intendencias.

-Si Gabriela Michetti ganara en la Capital y usted, en Buenos Aires, ¿Macri debería ser candidato a presidente?

-Sí, claro. En ese escenario, nuestro espacio estaría consolidando el 50% del padrón nacional. Mauricio tiene todas las condiciones para ser presidente, sin duda. Y Felipe Solá es el más indicado para presidir la Cámara de Diputados.

-¿No cree que fue exagerado su gasto de campaña?

-Si nosotros no hubiéramos hecho esta construcción, hoy Kirchner estaría ganando por 15 puntos. En desigualdad de condiciones, pues él usa los recursos del Estado.

Balance de campaña

* Alto nivel de conocimiento

La profusa campaña televisiva, por radio y mediante afiches, lo hizo conocido. Recorrió el conurbano y el interior, y terminó mano a mano con Kirchner.

* Cortocircuitos hasta el final

De Narváez, Solá y Macri disputaron su liderazgo en Unión Pro desde su creación, discutieron por la conformación de las listas y las privatizaciones. Quedaron dudas sobre los gastos de la campaña.

Comentá la nota