De Narváez teme perder votos a manos de un homónimo

De Narváez teme perder votos a manos de un homónimo
Es un candidato desconocido que lidera una lista de diputados; acusan al Gobierno
En un principio apareció como un dato curioso, casi risueño. Pero en estos días se convirtió en toda una preocupación para los estrategos de la campaña de Francisco de Narváez (Unión-Pro), que temen que un "Narváez trucho", como lo llaman, les arrebate puntos cruciales que podrían servir para ganarle a Néstor Kirchner en Buenos Aires.

El problema que los desvela se resume así: entre las 20 agrupaciones políticas que presentaron candidaturas a diputado nacional por Buenos Aires, figura una fuerza minúscula, llamada Partido para Acción Solidaria Independiente Bonaerense (Pasib) que lleva como primer postulante a un dirigente cuyo apellido es muy similar al del empresario: Fernando Jesús Narváez. No tiene el "de" de Francisco de Narváez, pero ni falta hace para generar confusión en el cuarto oscuro, se lamentan en Unión-Pro. "Con el «Narváez» bien grande en la boleta, servirá para despistar al votante y llevarse votos ajenos. Incluso, puede convertirse en diputado a costa nuestra", advierten.

En el entorno del empresario no dudan en atribuirle al Gobierno la autoría de esta "picardía". "Es una maniobra de menosprecio a la gente", asestó Gustavo Ferrari, cuarto candidato a diputado nacional en la nómina de De Narváez y hombre de estrecha confianza del empresario. "Más que picardía, es una maniobra lisa y llana de fraude", aseveró Eduardo Amadeo, también candidato a diputado, cercano a Solá.

La lista del Pasib resulta por demás llamativa. Además de Narváez -que resulta ser un joven de 34 años que nunca se postuló antes como candidato por esta lista-, incluye allí a familias completas, como por ejemplo a Claudia, Vanina y Miguel Di Paola, todos candidatos en la misma nómina, así como a Nora, Hernán, Norma, Roque, Yésica y Juan Carlos Mazo. También figuran Juan Alberto y José Luis Medina y Maximiliano y Leonardo Robles.

"Sin dudas es un partido «trucho» que quiere aprovecharse de los votos ajenos para vivir del Estado", dijo Ferrari. De hecho, en 2007, recibieron 172.000 pesos de financiamiento del Estado y apenas fue votado por 6618 personas.

En Unión-Pro están convencidos de que el oficialismo hará cualquier maniobra para sacar ventaja y que, posiblemente, apele a maniobras de fraude para garantizar su triunfo en Buenos Aires. Atribuyen esta certeza al escenario de paridad que revelan las encuestas entre Néstor Kirchner y Francisco de Narváez, que muestran apenas una diferencia de dos puntos, según apuntan en el búnker de Unión-Pro.

Nuevo spot

Ante este escenario, la fiscalización del comicio resulta fundamental, advierten. Se imprimirán cerca de 100 millones de boletas y, en poco tiempo más, se lanzará un extenso spot publicitario para invitar al ciudadano común a ser fiscal y a controlar su voto.

En el oficialismo se desestima el escenario de paridad que aseveran en Unión-Pro, y señalan que la ventaja es más amplia entre ambos.

Afirman que la intención de voto a De Narváez se estancó, mientras que, según sus encuestas, se observa un ascenso del Acuerdo Cívico y Social encarnado en Buenos Aires por Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín.

Comentá la nota