De Narváez y Solá, otra vez cerca de la ruptura.

La relación entre Unión-PRO y el PJ disidente estuvo de nuevo a un paso de la ruptura. La crisis no pasó pero al menos habría una tregua después de la reunión que ayer tuvieron Francisco de Narváez y Felipe Solá. Un sólo motivo paralizó la ruptura: la idea de no darle una alegría a los Kirchner. Pero todo es precario.
La última crisis tuvo dos días de gestación. Comenzó el jueves cuando de Narváez acordó con Mauricio Macri lanzar el proyecto "Macri presidente" en un acto que se hará mañana en La Plata. Se armó una comisión de ocho miembros y se le dejó un solo sitio a Solá.

El diputado electo y el PJ disidente vieron en esa movida una declaración de guerra. O como la declaración del deseo del alejamiento de Solá. Los dirigentes que están con el diputado redactaron una carta en borrador con dos consignas: le pidieron a Solá que no concurriera a ese lanzamiento y rechazaron la idea de apoyar una candidatura presidencial de Macri. Con esas consignas, Solá se reunió con De Narváez el viernes y le comunicó la decisión: "Eso se llama ruptura", le dijo.

Solá le explicó que no tenía intenciones de romper, pero que el procedimiento había sido provocativo. Al final, Solá irá pero planteará una postura peronista. Lo secundará en esa tarea Gerónimo "Momo" Venegas, el titular de las 62 organizaciones peronistas.

Comentá la nota